Los hábitos del sueño de tu hijo

Tu bebé se encontraba en un ambiente muy diferente. Debe adaptarse y tomará tiempo formar unos hábitos del sueño.

Los hábitos del sueño de tu hijo

Las primeras semanas de vida de un bebé son un momento de adaptación. Nos concentramos tanto en los cambios para los padres que a veces nos olvidamos de que también los bebés tienen que adaptarse. Es difícil esperar que tengan rutinas predecibles y regulares de alimentación, sueño y actividad en las primeras semanas. Sin embargo, podemos evaluar la condición de un bebé de acuerdo a la cantidad de tiempo que duerman.

El modo en el que un recién nacido duerme no es un indicador de cómo seguirá durmiendo durante toda su infancia. La recuperación del nacimiento, el acostumbrarse a una vida fuera del útero, alimentarse, digerir y hasta el acto de respirar por sí mismo requiere de mucha energía.

Aunque los libros y los expertos nos dan alguna idea de cuánto necesitan dormir los bebés, éstas son solamente guías y no serán de mucha ayuda si sientes algo de inseguridad sobre cuánto sueño está teniendo tu bebé. Comparar a tu bebé con un ideal inexistente es poco realista y seguramente afectará tu confianza así que trata de no hacerlo. En su lugar, trata de ver el comportamiento de tu bebé desde un punto de vista más amplio y no dejes que el sueño opaque todo lo demás que está pasando en la vida de tu bebé.

¿Qué puedo esperar y qué debería ser normal?

No hay un número absoluto de horas que los bebés necesiten dormir por lo que lo mejor que podemos hacer es ofrecerte un rango de tiempo según su edad. Generalmente, cuanto más joven es un bebé, más tiempo deberá dormir y a medida que crece este tiempo irá disminuyendo.

• Los recién nacidos duermen de 9 a 18 horas al día; De 3-6 meses duermen un promedio de 15-16 horas; 6-12 meses 13-14 horas; 1-2 años 12 - 14 horas; 2-5 años 12-13 horas. Recuerda, esto es sólo una guía.

• En el primer mes de vida la mayoría de los bebés están a duras penas consientes y solo se despiertan para alimentarse. A partir del primer mes (aproximadamente), la mayoría de los bebés tienden a estar más despiertos y seguramente tendrán algunos episodios de llanto y vigilia durante el día.

• Los bebés menores de 3 meses todavía se despiertan durante la noche para alimentarse. Esto es porque necesitan una ingesta regular de leche dado que no pueden digerir grandes volúmenes. Los bebés alimentados con leche materna generalmente necesitan alimentarse con más frecuencia que los bebés alimentados con biberón.

• Los bebés pequeños no diferencian la noche y el día. Puede tomar seis o más meses para que sus cuerpos aprendan a dormir más durante la noche y estén más despiertos durante el día.

• Durante los primeros seis meses, la mayoría de los padres tienen que levantarse al menos una vez durante la noche para alimentar a su bebé. Esto es normal, con el tiempo y la madurez del intestino, tu bebé podrá dormir períodos más largos.

• El sueño es una parte importante de la infancia y todavía no entendemos muchos de los procesos complejos que ocurren durante el sueño. Los bebés pasan mucho de su tiempo de sueño en el ciclo del movimiento ocular rápido (REM) que los hace ser ruidosos y moverse por lo que es normal que los bebés sean activos durante su sueño.

Cómo se crean los hábitos del sueño en los bebés

Algunos hechos:

Dormir es un proceso natural. Todos nos cansamos después de cierto tiempo estando despiertos y consumiendo energía, haciendo que el cuerpo active una transición natural a un estado de cansancio. El sueño es esencial para recuperarse y aumentar la tolerancia de un niño para estar despierto. Cuando los bebés están dormidos liberan hormonas de crecimiento, acumulan energía y consolidan recuerdos que son vitales para su desarrollo general.

• La mayoría de los bebés muestran signos de cansancio ​​que indican que necesitan dormir. Si los padres son sensibles a estas señales y responden a éstas lo suficientemente rápido, el establecimiento de los hábitos del sueño puede ser más fácil y llevadero. 

• El cansancio excesivo o la ausencia de la "ventana de sueño" puede prolongar el proceso de adaptación del bebé y provocar frustración tanto para los padres como para el niño. Confía en tu capacidad de comprender a tu bebé y entender lo que te está diciendo.

• Los bebés a menudo se quedan dormidos cuando están alimentándose o siendo abrazados. Disfruta de ese momento tan especial y trata de no preocuparte por las dificultades que vengan más adelante. A medida que tu bebé crezca, entenderá más y tu tendrás mucho más tiempo para decidir cómo resolverlas.

• Rutinas de sueño regulares, predecibles y consistentes, pero con un poco de flexibilidad, ayudan a formar hábitos. Los seres humanos son seres de costumbre y los niños pequeños necesitan los mismos patrones de cuidado para aumentar su sentido de seguridad y saber que son verdaderamente amados.

• Algunos expertos creen que el comportamiento del sueño es genético y los padres que no necesitan mucho sueño son más propensos a tener hijos con los mismos rasgos y aunque no podemos hacer mucho sobre el ADN de nuestros hijos, podemos tratar de manipular su entorno para que éste sea propicio para dormir.

• Los bebés tienden a dormir mejor en una habitación oscura con una temperatura más fría que caliente. Pequeñas cantidades de luz solar (filtrada) son útiles para la producción de melatonina en el cerebro, la hormona del sueño y  ayuda también al desarrollo del ciclo circadiano, el reloj natural del cuerpo.

• Algunos padres ponen el mismo CD de canciones para bebés, ubican a su hijo en la cuna de una manera particular y pasan por pequeños rituales que señalan que es hora de dormir. Un ligero ruido de fondo mientras que tu bebé se está durmiendo le ayudará a no ser demasiado sensible al ruido.

• Léele a tu bebé todos los días, no importa cuán pequeños sea. Esta es una manera encantadora de relajarse y ayuda a impulsar el desarrollo del proceso de lectoescritura.

Cómo encaminar a tu bebé para formar buenos hábitos de sueño

Comprende lo básico:

• Lo primero que debes aceptar es que tu bebé decidirá cuánto sueño quiere, aunque tu tengas tus propias ideas sobre cuánto necesita y estas dos posiciones pueden estar en extremos diferentes.

• Tu trabajo como padre es proveer un ambiente seguro, limpio y nutritivo para dormir y darle la oportunidad de dormir cuando lo necesite. En cuanto al bebé, su trabajo es quedarse dormido sin demasiado alboroto y descansar por el tiempo suficiente para despertarse sintiéndose renovado y energizado. No importa cuánto lo quieras, no puedes cambiar estos papeles.

• Ten una cuna segura para que tu bebé duerma y asegúrate de ponerlos en ésta para dormir.  Aunque esto suena simple, algunos bebés recorren la casa y duermen en camas, salones, cochecitos de bebé y en cualquier lugar donde se encuentren.

• Sigue una rutina previa al sueño con tu bebé para que él entienda que es hora de dormir. La consistencia y la persistencia trabajan en la creación de hábitos y aunque pueda sonar aburrido, es cierto.

• En las horas de alimentación durante la noche, trata de no darle a tu bebé demasiada estimulación. Llama su atención de forma discreta y tranquila, únicamente lo necesario para atender sus necesidades básicas y no animarlos a permanecer despiertos. Las luces tenues, organizadas previamente ayudarán a que tu bebé se vuelva dormir más fácilmente.

• El sueño durante el día es una parte vital. Los bebés que duermen bien durante el día generalmente duermen mejor durante la noche. Los buenos hábitos de "siesta" en el día influyen en el sueño nocturno.

• Evita sobrestimular a tu bebé o agitarlo cuando es hora de dormir. Un baño caliente, ponerle la pijama, leerle un cuento y darle una última comida son excelentes acompañantes para antes de dormir.

• Evita dejar dormir a tu bebé durante la alimentación diurna o que duerma demasiado tiempo durante el día. Generalmente un sueño de 3-4 horas entre los momentos de alimentación diurnos es suficiente, incluso para un recién nacido. Recuerda, tu bebé no es una extensión tuya, no importa lo fuertemente conectada que te sientas. Ellos tienen su propia personalidad y temperamento que influye fuertemente en sus hábitos de sueño. A veces tu bebé dormirá bien y en ocasiones podrá no hacerlo. Adáptate a él, cambia lo que puedas y evita ver sus hábitos de sueño como algo que debes controlar.

Referencias:

  1. Barker, R. Baby love. Sydney: Macmillan. (2007)
  2. Murkoff, H. & Mazel, S. What to expect the first year. Sydney: Harper Collins. (2003)

 

Te puede interesar

Incrementa el suministro de leche

Antes de comenzar un programa para aumentar tu suministro de leche, es importante asegurarse de que esto es lo que necesitas hacer.

Muchas madres asumen que no tienen suficiente leche para alimentar a su bebé o incluso que su leche es demasiado "débil" o de mala calidad. Tanto así que una de las razones más comunes dadas por las madres para dejar de amamantar es porque sienten que no están produciendo suficiente leche materna. Sin embargo, para la mayoría de las madres que amamantan, la oferta de leche no es el problema. El comportamiento de un bebé puede deberse a todo tipo de razones y no sólo a su consumo de leche. El llanto, la inestabilidad, la vigilia y las protestas se deben a menudo a la sobrestimulación y el cansancio, más que al hambre.

El bajo suministro de leche materna suele ser un problema temporal. Con un par de días usando algunas estrategias para aumentar la oferta, la mayoría de las madres logran producir más leche.

Recuerda

Es normal que, en sus primeros meses, los bebés requieran ser alimentados de 8 a 12 veces diariamente. Regular y sincronizar la alimentación puede crear estrés innecesario y ansiedad en las madres haciéndolas dudar sobre su capacidad de suministrar leche.

Tu bebé está…

• ¿Aumentando de peso regularmente? Un aumento de peso promedio para los bebés desde el nacimiento hasta los 3 meses es de alrededor de 150-200 gramos por semana, de 3-6 meses una ganancia de 100-150 gramos por semana y de 6-12 meses una ganancia de alrededor de 70-90 gramos por semana.

• ¿tiene buen color de piel y tono muscular? ¿Se ve bien y como si estuviera ganando peso?

• ¿creciendo y dejando atrás sus pequeños trajes y pañales de recién nacido? ¿Tiene pocos pliegues de grasa en las piernas y los brazos o éstos se ven delgados y "escamosos?"

• ¿volviendo al peso de nacimiento (o cerca) aun después de dos semanas de edad?

• ¿Sigue sobre la misma línea de percentil de crecimiento para su peso, la longitud de la circunferencia de la cabeza y su talla? ¿O, está yendo de una línea a otra?

• ¿alerta, sensible y animado? ¿O siempre tiene sueño y es difícil de despertar?

• ¿alimentándose activamente y fuertemente del seno? ¿Se despierta y quiere alimentarse regularmente?

• ¿ensuciando al menos 6 pañales al día? ¿Son sus heces doradas y suaves? A pesar de que no defeque muy a menudo, si la consistencia de sus heces es suave, entonces su ingesta de leche es suficiente.

Razones comunes por las que los bebés pueden querer alimentarse con más frecuencia

• Para mayor comodidad y tranquilidad. Los bebés tienen un fuerte impulso por chupar y a menudo sólo quieren sentirse cómodos por lo que quieren chupar, aunque no tengan hambre.

• La demanda frecuente de leche ayuda a establecer el suministro necesario.

• Debido a que son muy pequeños. Debido al pequeño tamaño de su estómago y su cuerpo en general, los recién nacidos necesitan alimentarse con frecuencia.

• Cuando pasan por un escalón en su crecimiento, los bebés necesitan ingerir más kilojulios (energía) para soportar el proceso. Exigir ser alimentados frecuentemente es una forma de satisfacer sus necesidades nutricionales.

• Suministro de leche bajo. La lactancia materna depende de un principio de oferta y demanda. Cuanta más leche necesite un bebé, más veces querrá alimentarse y a su vez, más leche materna producirá su madre.

• A veces los bebés quieren alimentarse con más frecuencia si no están del todo bien. La leche materna tiene anticuerpos de origen natural que ayudan a combatir infecciones. La alimentación frecuente ayuda a soportar el sistema inmune en la lucha contra las infecciones virales y bacterianas.

Formas para aumentar el suministro de leche materna

• Asegúrate de que tu bebé esté bien ubicado y conectado correctamente a tu seno. Ellos necesitan estar de frente a ti: "pecho al pecho y mentón a seno".

• El contacto piel a piel puede ayudar. Desnuda a tu bebé y déjalo únicamente con su pañal. Sostenlo cerca de tu cuerpo, esto ayudará a mantenerlo despierto y a aumentar la actividad de tus hormonas de la lactancia.

• Amamanta con frecuencia y alienta a tu bebé a chupar cuando quiera, pero no permitas que tu bebé use ambos senos cuando quiera.

• Trata de tener a tu bebé cerca todo el tiempo. La ausencia o la distancia derivada de un regreso temprano al trabajo, el uso excesivo de soportes mamarios (que restringen el acceso del bebé a su madre) o enfocarse demasiado en los períodos de sueño del bebé pueden afectar a la frecuencia de las alimentaciones.

• Trata de "tapar" tus senos después de una hora de estar amamantando.

• Alterna tus senos. Cuando tu bebé comience a incomodarse con un seno, cámbialo de lado. Puedes hacerlo varias veces en cada alimentación.

• Trata de ofrecerle cada uno de tus senos dos veces en cada alimentación. A veces tu bebé querrá alimentarse más o menos, pero generalmente necesitan alimentarse cada dos horas para aumentar la producción de leche en su madre.

• Cuando estés amamantando, masajea y comprime tus senos al mismo tiempo que tu bebé esté chupando. Esto puede ayudar a vaciar la mama y a su vez, ayuda a producir más leche.

• Trata de vaciar al menos una mama en cada alimentación. Puedes necesitar extraer la leche de la otra por comodidad o por tener una reserva en caso de que tu bebé no esté interesado en alimentarse directamente de ti.

• Extrae la leche después de amamantar, ya sea con tu mano o con una bomba. Puedes almacenar la leche materna extraída y ofrecérsela a tu bebé como alimento complementario si sientes que lo necesita.

• No le ofrezcas a tu bebé un chupo. Si quiere chupar algo por placer ofrécele tu pecho.

• Trata de llevar una dieta realmente sana y nutritiva. Evita ingerir altas cantidades de bebidas con cafeína como el té y el café.

• Descansa todo lo que sea posible. Si te levantas con frecuencia durante la noche, entonces es realmente importante tratar de hacer una siesta durante el día. Dormir una hora puede hacer una diferencia en el suministro de leche materna y sobre los niveles de energía.

• Trata de mantener la calma y relajarte. La lactancia puede verse afectada por los niveles de estrés de la madre y la producción de leche funciona más eficientemente cuando la madre no se siente ansiosa.

• Pasa tiempo con tu bebé y concéntrate en disfrutarlo. Cuando ves la lactancia materna como una carga, se afecta el placer del cuidado y el suministro de leche.

• Rodéate de personas que apoyen tu decisión de amamantar. El apoyo de tu pareja, tu familia y tus amigos puede marcar la diferencia.

• Acepta todas las ofertas razonables de apoyo. La limpieza de la casa, el cuidado de niño y el hacer compras puede ahorrarte energía valiosa que puedes dirigir a la producción de leche.

• Sé confidente y positiva. Convéncete de que la lactancia materna es uno de los procesos más naturales del mundo. Tu cuerpo sabe lo que tiene que hacer, así que date tiempo y sé paciente.

• Evita dar a tu bebé leche de fórmula, biberones o nutrición que no sea la leche materna. Un bebé hambriento tiende a chupar más eficientemente y vaciar el pecho. Factores que tendrán el efecto más positivo sobre sus senos y la producción de leche.

• Habla con tu médico para obtener medicamentos (a continuación) para ayudar a aumentar el suministro de leche. Esto puede ser muy eficaz, especialmente cuando se toma dentro de los primeros tres meses después del nacimiento.

Directrices para la toma de Motilium / Domperidone

Puede tomar una semana o más para que los beneficios de Domperidone se vuelvan evidentes. Para obtener mejores resultados, Domperidone debe tomarse junto con la lactancia frecuente y regular.

Al empezar Después de algunos días Cuando el suministro de leche se ha estabilizado Cómo funciona Domperidone
1 tableta (10mgs) tres veces al día 2 tabletas (20mgs) tres veces al día 1 tableta (10mgs) tres veces al día antes de detener la medicación Este es un medicamento normalmente prescrito para náuseas y vómitos. Pero también tiene el efecto de impulsar la hormona prolactina.
Trate de tomarlas cada 8 horas Mantén esta dosis durante el tiempo que tu médico lo indique. Es importante no tomar más de 80 mg de Domperidone en un día.

Referencia: The Royal Women's Hospital Victoria Australia Hoja informativa. Domperidone para aumentar el suministro de leche materna. www.thewomens.org.au/breastfeeding

Los efectos secundarios de Domperidone incluyen:

• Sequedad en la boca.

• Erupción cutánea.

• Dolores de cabeza.

• Sensación de sueño.

• Aunque Domperidone se mezcla con la leche materna no se considera que haya ningún riesgo para los bebés.

Causas del bajo suministro de leche materna

• Cuando una madre se ha sometido previamente a una cirugía en sus senos, como un aumento o reducción. Aunque los cirujanos tienen como objetivo mantener el mayor número posible de tejido mamario para lactancia, la cirugía todavía puede tener cierto impacto, ya que separar las vías nerviosas y los conductos que conducen desde el seno hasta el pezón puede causar problemas.

• Cuando existe infección mamaria, como mastitis o aftas de los pezones.

• Cuando un bebé no tiene una técnica fuerte y coordinada de chupar y tragar.

• Cuando un bebé no está bien conectado al seno. Si no estás segura del apego de tu bebé, consulta con tu pediatra o con tu profesional de la salud.

• Cuando se están tomando algunos medicamentos como la píldora anticonceptiva.

• Cuando hay cambios hormonales en una madre como la menstruación, la concepción o la toma de hormonas artificiales.

• Cuando hay insuficiencia en el proceso de amamantado y no hay suficiente estimulación y vaciado de la mama.

• Cuando se fuma tabaco, se bebe alcohol o se ingieren drogas ilícitas.

• Cuando hay embarazo.

• Cuanto se están tomando medicamentos de venta libre inhiben la producción de leche materna, así como algunos remedios "naturales" que pueden afectar la cantidad de leche que se produce.

• Cuando la lactancia es dolorosa como cuando una madre tiene pezones sensibles. Esto puede inhibir la lactancia.

• Cuando se le dan alimentos sólidos al bebé demasiado pronto haciendo que no se interese en chupar eficazmente el pecho.

Te puede interesar