Comprendiendo el sueño del bebé recién nacido

Una vida de padres caótica no sería tal si no estuvieran las noches de llantos y sueños entrecortados. Pero esta vida resulta hermosa si comprendemos los tiempos de descanso de los bebés y el proceso de adaptación que deben hacer.

Una vida de padres caótica no sería tal si no estuvieran las noches de llantos y sueños entrecortados. Pero esta vida resulta hermosa si comprendemos los tiempos de descanso, el proceso de adaptación que deben hacer y el sueño del bebé recién nacido.

Tu bebé está en una etapa en la que los cambios se suceden a una velocidad tal que no puede compararse con ninguna otra etapa de su vida. Ni siquiera en la adolescencia crecerá y cambiará con tal rapidez. No te olvides de que ha pasado de vivir en un medio acolchonado y seguro a tener que dormir en una cuna, muy bonita, pero mucho menos confortable que tu barriga.

El sueño del bebé recién nacido no es igual al de los adultos.

Para ayudarlo a dormir, por ejemplo, es muy importante tener algunos datos sobre cómo es el sueño de los bebés, sobre todo porque tienen un sueño muy diferente al de los adultos y a veces, tienen hábitos diametralmente opuestos.

Por ejemplo, si los grandes destinan 8 horas para descansar, los bebés destinan esa misma cantidad de tiempo para estar despiertos. Las 16 horas que quedan las ocupan en dormir, despertándose cada tres horas en las que se dedican especialmente a alimentarse.

Por eso, no es posible y hasta es contraproducente pretender que los bebés recién nacidos se adecúen rápidamente a nuestras costumbres y necesidades. Mucho más sencillo es que desde el comienzo mamá y papá asuman que la manera en que concebían el descanso hasta el momento, durante estos primeros meses, va a ser modificada rotundamente.

A los tres meses: generando hábitos en el sueño del bebé recién nacido

Recién a partir de los 3 meses los bebés tienen alguna posibilidad de adaptarse y tener fases de sueño unas seis horas más prologadas por la noche. Te vas a dar cuenta porque en ese mismo periodo el bebé se presta naturalmente a estar más tiempo despierto durante el día. Si tus intenciones son generar hábitos de sueño a tu bebé, es recomendable esperar un tiempo prudencial que como mínimo indispensable ronda los 3 primeros meses.

Mientras te acomodas a este nuevo caos que son las noches con tu bebé, puedes disfrutar de lo hermoso que es aprender junto a él. Mientras tú descubres las características del sueño de un recién nacido, tu bebé se irá adaptando a este nuevo mundo que se le presenta.

Te puede interesar

Sus primeras ropitas

Es probable que tú, o tu pareja, hayan corrido a comprar una tierna batita ni bien se enteraron de la buena nueva… Comprar ropita para el futuro bebé es una de las actividades preferidas de toda pareja de embarazados.

Lo recomendable es que no compren mucha ropa, principalmente porque no sabrán cuánto pesará finalmente el bebé. Es mejor tener cinco o seis mudas de ropa para recién nacidos y después, si es necesario, comprar más, porque los bebés crecen muy rápido y en cuestión de semanas la ropita deja de entrarles. Van a ver que muchas veces algo divino que les regalaron a los pocos días ya no le va más.

Eligiendo la ropa correcta

Las vitrinas están llenas de ropa para bebé con diseño. Sin embargo, al margen de lo estético y de la marca, lo importante es tener en cuenta algunas cuestiones que tienen que ver con la temperatura, el material y la calidad de las prendas, así como la comodidad y la practicidad para usarlas. Es recomendable que antes de usarlas por primera vez las laven con jabón blanco y las sequen al sol para que no tengan perfumes o aprestos que puedan irritar la piel del bebéRopitas según la estación

Ropitas según la estación

Si su hijo nacerá en otoño o invierno lo ideal es que le pongan enterizos de algodón, camisetitas que tengan abierto un hombro para no incomodar al pequeño a la hora de vestirlo y medias. Para salir a la calle, si hace mucho frío, un enterizo de tela de algodón con capucha y mantitas de polar o de lana sin pelo son una buena opción. No es recomendable que le pongan prendas de lana porque puede ser molesta si pica e incluso puede causar irritación. A lo sumo, pueden ponerle unos chalequitos sobre la ropa de algodón, que son prácticos y además ayudarán a mantener al bebé calentito.

Si en cambio nacerá en primavera o verano, lo ideal es la ropa de algodón fresca sin mangas, como los mamelucos que son súper prácticos y fáciles de lavar. Un saquito de hilo liviano y un gorrito para el sol por si refresca o hace mucho calor son muy importantes.

Si les regalan mucha ropa antes del parto o en las primeras visitas, lo aconsejable es que la guarden con las etiquetas, así tienen la posibilidad de cambiarlas por una talla más grande en caso de que lo necesiten.

Te puede interesar