Promueve hábitos alimenticios saludables en los niños

Cada edad necesita alimentos diferentes y especiales. Tu bebé debe consumir leche materna y tu niño alimentación complementaria.

Hábitos alimenticios y salud

Un niño entre 1 y 5 años consumirá generalmente tres comidas principales y dos meriendas al día, aunque algunos niños pueden comer comidas más pequeñas y más frecuentes y también es normal. Es importante recordar que todos somos diferentes y si tu hijo no come con la misma regularidad que tú, no hay ningún problema. La mayoría de los niños requieren comida cada tres o cuatro horas de acuerdo a su rutina diaria. Retrasar una comida o una merienda sólo 10 minutos puede causar irritación inducida por el hambre, resultando en malas decisiones sobre los alimentos solo para calmarlo.

No te sorprendas si alrededor de los 12 meses tu hijo, que suele comer muy bien, se ralentiza en su tasa de crecimiento y comienza a mostrar signos de indiferencia a ciertos alimentos o incluso a volverse quisquilloso.

La mayoría de los niños sanos no se morirán de hambre así que recuerda, el crecimiento y desarrollo de tu hijo son los indicadores claves de cómo se encuentra y no la cantidad de comida que ingieren en cada comida. Lo importante es lo que le ofrezcas al niño para comer, después de todo ellos se comerán lo que les ofrezcas.

Consejos para una alimentación saludable de bebés y niños pequeños

Estas son algunas sugerencias generales que pueden ayudarte a establecer una dieta equilibrada, saludable y nutritiva y, además, desarrollar hábitos saludables con las comidas:

• Hacer la transición de los alimentos blandos a los bocados alrededor de los 9 meses y fomentar la auto-alimentación cuando el bebé sea capaz. Esto ayudará con los malestares de la aparición de los dientes y evitará que se vuelva quisquilloso con las comidas.

• Haz que los hábitos alimenticios sean tres comidas y dos meriendas al día cuando tenga entre 9 y 12 meses.

• Ofrécele pequeñas cantidades de comida de forma frecuente.

• Dale bocadillos saludables.

• Establece rutina predecible alrededor de la comida, como sentarse a la mesa juntos y hablar durante la cena.

• Crea una variedad de comidas y alimentos, no renuncies a los alimentos que a tu hijo no le gustan; En su lugar, sigue ofreciéndoselo en pequeñas cantidades. Podrías sorprenderte

• Proporciona alimentos que le gusten a tu hijo e introduce otros nuevos.

• Ofrece comidas sencillas y saludables, que ofrezcan oportunidades para que tu hijo se familiarice y se sienta cómodo con los alimentos.

• Crear una relación con los alimentos es mucho más que solo comer.  Haz que sea divertido, agradable y elógialo.

• Trata de ser creativo con la forma en que pones la comida en el plato. Las caras felices hechas con puré de papa y un par de guisantes pueden ser divertidas.

• Se un buen modelo a seguir. En los primeros años, tu hijo aprenderá a repetir los comportamientos de las personas más cercanas.

• Evita darle a tu hijo comida chatarra tanto como sea posible. Harás su vida mucho más fácil y tu niño será más sano.

• Obtén el apoyo de los más cercanos a tu pequeño, abuelos, tías, tíos, etc. para incentivar los hábitos alimenticios que deseas.

¿Por qué mi niño no come sus comidas?

Los niños pequeños rechazan los alimentos por diversas razones: desinterés, preferencia por la autoalimentación, aparición de los dientes, enfermedad y a veces por hábitos alimenticios. Los bebés alimentados con alimentos blandos durante demasiado tiempo pueden volverse muy exigentes. Por tanto, los bebés pueden querer alimentarse predominantemente con alimentos dulces tales como fruta y no con alimentos tales como los vegetales.

Los niños tienen estómagos pequeños así que pueden llenarse fácilmente con la merienda, la leche u otras bebidas. Evita alimentar a tu pequeño demasiado cerca de una comida principal, evita la comida chatarra y ofrécele cosas como la leche después de una comida.

Algunos niños no se adhieren a nuestras opiniones sobre los hábitos alimenticios, prefiriendo suplir sus necesidades nutricionales en sólo un par de comidas al día. Algunos incluso tienen una comida principal en el almuerzo y apenas tocan su cena. Todo esto es muy normal y un buen consejo es nunca obligar a un niño a comer ya que puedes inducir una asociación negativa y duradera respecto a ésta. No obstante, sigue ofreciendo alimentos saludables en las horas habituales y permítele elegir. Sé paciente, persistente y consistente.

¿Qué puedo hacer para fomentar una alimentación saludable?

Una de las herramientas realmente valiosas que tienes como padre es el control sobre el medio ambiente: qué ocurre en el hogar, cómo ocurre, su regularidad, dónde ocurre y quién está involucrado. Como dice el Dr. Phill: esta es " la moneda" que puedes usar para mantener las cosas en buen camino.

Tú diriges la cocina, así que úsala. Haz que los niños participen en la preparación y cocción de los alimentos. Enlista a tus pequeños ayudantes para que pelen, corten (con ayuda), viertan, revuelvan, laven, pongan la mesa, etc. y siempre supervisa y asegura que el ambiente sea seguro. Enseña a tu pequeño sobre la limpieza. Mi hijo se molesta al ver una verdura, pero me ayuda a rallar el calabacín que ponemos en un pastel, lo mezclamos, lo cocinamos en el horno y se lo come una vez está preparado.

Cultivar tus propias verduras es otra manera fantástica de hacer la comida divertida, además puede ser muy estimulante para los niños. Incluso si no tienes jardín, hay un montón de cosas que puedes hacer. La mayoría de los niños se sorprenderán de ver crecer una zanahoria o una papa o ver como se abren los brotes de frijoles. Sé creativo e involucra objetos cotidianos como un carro de juguete viejo, una matera rota o una vasija pintada a mano para sembrar tus alimentos.

Otras cosas a tener en cuenta: sé coherente, evita las distracciones (como la televisión y juguetes), sé persistente y trata de estar relajada durante esta fase. Puede que también tengas que ser astuta para obtener "cosas buenas". Importante: nunca te rindas y siempre ofrece alimentos saludables. Una vez que comienzas con la comida chatarra no hay vuelta atrás.

Líquidos

Alrededor de los 6 meses de edad, es mejor utilizar vasos para bebés o vaso con tapa para líquidos que no sean leche materna o de fórmula. Permitir que tu hijo beba líquidos distintos al agua de un biberón puede aumentar el riesgo de caries por causa de los azúcares. No permitas que tu bebé pase mucho tiempo chupando del biberón y lava continuamente sus dientes, el azúcar en los dientes de leche no es ideal.

Siempre ofrécele a tu hijo bebidas durante todo el día. Su sensación de sed aún se está desarrollando, por lo que pueden no saber que tiene sed y conducir al estreñimiento.

Además, mientras que la leche es importante por el calcio y las proteínas, una ingesta excesiva de leche (o jugo) puede desplazar los alimentos y por lo tanto reducir los nutrientes que tu hijo está recibiendo a lo largo del día. Puede ser esta la razón por la que tu hijo apenas parece comer alimentos sólidos, pero sí se toma toda la leche del biberón.

Jugos de fruta

Muchos de nosotros creemos que si damos a nuestros hijos un poco de jugo de fruta, aseguraremos que reciban nutrientes vitales como la vitamina C, no obstante las bebidas a base de frutas e incluso alternativas de leche como la soya, la avena y el arroz pueden ocasionar dificultades. Uno de los grandes problemas es que los jugos (e incluso, en cierto grado, demasiada leche) desplazan la comida, lo que puede llevar a desequilibrios nutricionales. La promoción de hábitos saludables como animar a tus hijos a beber agua o cantidades de leche apropiadas para la edad, es mucho mejor.

Los niños entre las edades de 1-6 años no deben beber más de 150 ml de agua al día (aproximadamente media taza) en dos sesiones.

Lee las etiquetas de los alimentos para verificar el contenido de azúcar

El azúcar común, también llamado sacarosa, puede generar caries dental y contribuir a otras enfermedades como la diabetes y la obesidad. La supervisión de la ingesta de azúcar de tu hijo es un buen hábito para empezar.

El azúcar es un ingrediente "oculto" en muchos alimentos y puede aparecer en comidas que no esperas como en los aderezos para ensaladas, en las galletas saladas, en la salsa de tomate, en los frijoles, en las sopas enlatadas, en las verduras enlatadas, en los cereales del desayuno, en el yogur y en los jugos de frutas.

Una encuesta reciente hecha con más de 2000 marcas de cereal encontró que:

• Todos los cereales infantiles excepto uno tienen demasiado azúcar y/o muy poca fibra.

• 10 de los 20 cereales para niños tienen un 40% de azúcar

• Sólo se recomiendan tres de los 10 principales fabricantes de cereales: Vita Brits, Weet-Bix y Sultana Bran.

Fuente: Mayo 2003 Choice Magazine, Australia

Otros alimentos perjudiciales incluyen refrescos, mermeladas, helados y pasteles. En particular, los refrescos deben evitarse ya que tienen un promedio de aproximadamente 8-9 cucharaditas de azúcar por lata.

Maneras simples de reducir el consumo de azúcar refinada:

• Busca dentro de los ingredientes, otros nombres para el azúcar tales como: sacarosa, glucosa, lactosa, fructosa, sorbitol, manitol, jarabe de maíz, miel, malta, extracto de malta, maltosa, extracto de arroz, melaza, jarabe dorado y azúcar invertido.

• Comprueba la posición del azúcar en la lista de ingredientes. Elije alimentos que no contengan azúcar añadido o aquellos en los que el azúcar no figure en los tres ingredientes principales.

• Evita adicionar azúcar a los alimentos como los cereales. En su lugar, cubre con yogur o fruta para obtener proteínas, fibra y nutrientes adicionales.

• Reduce la cantidad de azúcar utilizada en la cocción y horneado. Te sorprenderá lo poco que se necesita en la cocción, por ejemplo, el pastel de banana casi no necesita

• Sustituye las galletas y dulces con frutas frescas o secas.

• Agua potable o jugo de fruta en lugar de refrescos. Una lata de refresco contiene alrededor de nueve cucharaditas de azúcar.

• Selecciona los zumos de frutas que no contienen azúcar añadido.

Algunos datos rápidos

¿Sabías que los productos lácteos pueden proteger contra las bacterias orales que causan la caries dental?

Por supuesto, la higiene dental es una de las mejores cosas que puedes hacer para evitar las caries, pero ¿sabías que los lácteos pueden proteger contra la caries dental? Parece que algunos de los componentes de la leche pueden prevenir la formación de placa durante el proceso de descomposición, así como la prevención de la pérdida de minerales de los dientes. De hecho, la Asociación Dental Australiana recomienda que ingieras una pequeña cantidad de queso después comer de alimentos y bebidas azucaradas ya que esto ayudará a neutralizar el ácido producido por las bacterias orales.

¡No todos los yogures son iguales!

Muchos tipos de yogures son simplemente leche espesa con azúcar añadida y fruta. El yogur verdadero se hace de la leche fermentada con un cultivo de bacterias como las acidophilus. Debido a que está fermentado, las bacterias pueden digerir parcialmente el azúcar de la leche (lactosa) haciendo que muchos intolerantes a la lactosa puedan tomar esta saludable bebida. Lactobacillus ha demostrado reducir las infecciones respiratorias en los bebés al tiempo que mejorar la consistencia de sus heces. Los probióticos también ayudan al sistema inmunológico dándole al intestino una nueva línea de defensa. Esto también puede ayudar a los que sufren de alergias y aquellos con síndrome del intestino irritable.

Esta información ha sido proporcionada por Leanne Cooper de Sneakys baby and child nutrition. Leanne es nutricionista calificada y madre de dos niños muy activos.

Te puede interesar

Salidas infantiles

El bebé ya está en plena relación con el mundo a su alrededor: disfruta viendo gente, jugando con las personas y conociendo a otros niños. Es un momento pleno de descubrimientos que pueden alentar y compartir no sólo con él y con otras madres y sus niños.

Además de resultar más divertido para ustedes y sus amigas, verán que compartir estos momentos también significa compartir los gastos, y que eso redituará también favorablemente en su economía familiar.

Ya conocemos los dilemas de salir con un bebé pequeño: probablemente la salida termine antes de lo esperado, con lo cual no siempre resulta conveniente hacer grandes esfuerzos de producción previos, como comprar ticket para un gran y costoso espectáculo. Si es el caso de ustedes, y tienen amigos con los que comparten estas mismas situaciones de aprendizaje, propónganles algo divertido como organizar pequeñas funciones de títeres en casas. Así podrán reunirse ustedes, y divertirse tanto como los bebés de una manera cómoda (una casa equipada para la vida con un chiquito siempre es más confortable que un teatro, por ejemplo) y definitivamente más económica. Pueden organizar reuniones semanales o con la frecuencia que les resulte más adecuada e ir rotando los lugares de encuentro. Entre más mamás sean, mayores serán las posibilidades y el ahorro.

Otra opción son los cada vez más numerosos cafés con espacios para niños. Estos lugares les permiten reunirse con sus amigos y disfrutar del café y la charla, mientras los niños se divierten en un área con plaza blanda, pelotero, crayones para dibujar, supervisados en todo momento por personal especializado. Una gran ventaja es que suelen tener baños amplios y cómodos con cambiador para los más chiquitos.
Deben tener en cuenta siempre que la salida no debe ser muy larga y que lo mejor es planificarlas a la tarde, con su bebé bien comido.

Te puede interesar