Los beneficios de la danza o el baile en los niños

Para algunos niños, los movimientos sutiles y estilizados vienen naturalmente y pueden ser tan instintivos como rodar, gatear o caminar, mientras que para otros se necesita un poco más de estímulo y dirección.

Una vez que los niños encuentran su ritmo, debes nutrir su amor por la música, disfrutar del movimiento rítmico a diario e incluso tomar clases de baile para niños. Todo esto puede ser muy valioso. Comenzar la educación de la danza en los primeros años de tu niño realza sus habilidades físicas, emocionales y sociales.

¿Cómo beneficia el baile a los niños pequeños?

Creatividad y autoexpresión

Bailar con los bebés fomenta su sentido de la expresión física.

Participar en clases de baile para niños puede ayudar a estimular su creatividad ya que muchas clases tienen un fuerte elemento de imaginación. Se les pide a los niños que imaginen una variedad de situaciones como estar en la luna, en un picnic o en un bosque y que hagan movimientos y formas en respuesta a la música. Estas actividades también pueden desarrollar el amor y el aprecio por otras ramas del entendimiento y las artes creativas.

Aptitud física y desarrollo

Nunca es demasiado pronto para fomentar el amor por la actividad física en los niños.

Cuando los niños bailan con sus padres u otros niños, están descubriendo toda la amplitud del movimiento, desarrollando conciencia corporal y ajustando su equilibrio, fuerza muscular y coordinación. La asociación de los patrones del movimiento con la diversión y la iluminación crea una conexión positiva entre el uso de su cuerpo, estar en forma y saludable y sentirse bien.

Aprendizaje y coordinación

La música activa el cerebro estimulando los caminos neurales asociados al pensamiento abstracto, la empatía e incluso las matemáticas.

Las melodías de la música y los patrones rítmicos ejercitan el cerebro y ayudan a desarrollar la memoria. Las acciones de acompañamiento que involucran cuerpo y mente de un niño harán  que se nutran los siguientes aspectos:

• El estilo del lenguaje

• El deseo de mover su cuerpo

• La atención del cerebro frente a patrones

• La soberanía del oído para iniciar la comunicación

• La respuesta de la voz a los sonidos

Complementar la danza con algún instrumento musical, también fortalecerá la coordinación ojo-mano, incluso con algo tan simple como tocar en una sartén con una cuchara,

Socialización y conciencia de los demás

La música es una actividad socialmente atractiva, por su misma naturaleza.

A los niños les encanta ver a sus padres cantando y bailando en casa y cuando llegan a unirse y bailar con otros, es un tremendo beneficio para su conciencia social. A medida que se sientan más cómodos, su confianza y socialización mejorarán ya que bailar con otros crea un vínculo emocional.

Madurez y carácter

Las clases de baile para niños proporcionan una rutina y un carácter alrededor de una actividad divertida.

Cada clase es una oportunidad para liberarse física y emocionalmente, ayudando a desarrollar madurez emocional. La capacidad de expresar emociones cómodamente frente a otras personas muestra madurez mental y aprender a hacerlo a través del movimiento y la danza proporciona un espacio seguro para que los niños exploren.

Aperitivos y algunas ideas de merienda

Los niños hasta los 10 años necesitan comer cada cuatro a seis horas (tal vez más) para asegurarse de que tienen suficiente energía. Sin embargo, ten en cuenta que masticar todo el día no es ideal....


Los niños hasta los 10 años necesitan comer cada cuatro a seis horas (tal vez más) para asegurarse de que tienen suficiente energía. Sin embargo, ten en cuenta que masticar todo el día no es ideal debido a la exposición continua de los dientes a los alimentos. Tu hijo debe comer comidas regulares que incluyan de dos a tres aperitivos al día. Los bocadillos son vitales para reducir el hambre, apoyar el crecimiento, mantener la energía y proporcionar nutrientes. De hecho, muchos niños (particularmente aquellos que están en guarderías) obtienen alrededor del 50% de sus requerimientos nutricionales de las comidas y bocadillos previos a la cena.

Asegúrate de que los bocadillos son tan nutritivos como las comidas, evita los alimentos excesivamente grasos y los alimentos o bebidas endulzadas (por ejemplo, jugos de fruta artificiales) que son densos de energía y pueden llenar un estómago pequeño. Darle leche después de un bocadillo y no antes, puede ser una buena idea. También puede ser útil tener frascos de aperitivos saludables en la nevera y la alacena para variar, por ejemplo, sultanas maduras, higos y albaricoques, elije una fruta cada día y varíalas. Otro aperitivo puede ser galletas integrales, arroz, centeno, incluso sin gluten. También puedes hacer lo mismo con panes, pan integral, pan de centeno, pan de avena y así sucesivamente. Estos alimentos se pueden almacenar y se mantendrán bien durante algún tiempo y se pueden combinar con fruta, yogur y otros alimentos frescos. Así, por ejemplo, un niño puede tener bocadillos compuestos de fresas, higos secos, pan integral y yogur natural un día. Luego manzanas, albaricoques secados al sol, galletas de centeno y queso al siguiente día, y así sucesivamente.

Las siguientes ideas se proporcionan con el fin de ayudarte a cumplir una de las directrices dietéticas más importantes, LA VARIEDAD. Algunas son para el hogar mientras que otras se pueden utilizar para las loncheras y las meriendas.

Ideas de aperitivos

Personalmente, me gusta ofrecer fruta y algo más sostener en cada bocado - por ejemplo, fruta y yogur, fruta y galletas saladas, fruta y queso. Los bocadillos pueden incluir:

• Palitos de frutas. 1-2 al día (de la sección de alimentos saludables con 100% de fruta solamente).

• Palitos de queso. 1-2 por día.

• Fruta (todos los frutos rojos son muy nutritivos, pero recuerda que la variedad es la clave).

• Galletas (arroz orgánico, centeno, sésamo y galletas de agua, especialmente los bajas en azúcar y sal).

• Galletas de algarrobo y alforfón.

• Galletas saludables sin azúcar.

• Un bagel con aguacate y/o queso crema

• Las uvas congeladas son un lujo fantástico en los días calurosos (rebanada por la mitad si te preocupa que se pueda atragantar.

• Lo mismo ocurre con los melones congelados, banano y naranja en cuartos.

• El yogur se puede congelar de forma segura como un gran aperitivo para el día o para cajas de almuerzo.

• Naranja pelada. Se puede envolver con la cáscara para lo que se mantenga fresca hasta que se coma.

• Galletas con queso crema.

• Falafels y salchichas vegetarianas.

• Panecillos integrales, bagels y muffins.

• Sultanas o higos naturalmente secados al sol (libres de dióxido de azufre y sin semillas).

• Muffins saludables, p. Aquellos que son orgánicos y altos en calcio; Hechos con fruta (higos y sultanas), harina integral y azúcar reducida. Normalmente los de la tienda orgánica y los de la sección saludable son a menudo nutritiva.

• Malteadas (con frutos rojos mixtos). este es uno de los bocadillos favoritos de mi hijo; También se puede congelar y dárselos congelados en el verano o en las fiestas.

• Tapioca mezclada con yogur natural y fruta en rodajas. Congela durante la noche para que pueda llevar en la lonchera.

• Bananos congelados con salsa de yogur de maracuyá.

• Cubos de helado casero rellenos con una mezcla de yogur natural y pulpa de fruta.

• Mini pizzas con aguacate, jamón, tomate, piña, etc.

• Panecillo integral cubierto con un poco de mantequilla.

Te puede interesar