Los beneficios de la danza o el baile en los niños

Para algunos niños, los movimientos sutiles y estilizados vienen naturalmente y pueden ser tan instintivos como rodar, gatear o caminar, mientras que para otros se necesita un poco más de estímulo y dirección.

Una vez que los niños encuentran su ritmo, debes nutrir su amor por la música, disfrutar del movimiento rítmico a diario e incluso tomar clases de baile para niños. Todo esto puede ser muy valioso. Comenzar la educación de la danza en los primeros años de tu niño realza sus habilidades físicas, emocionales y sociales.

¿Cómo beneficia el baile a los niños pequeños?

Creatividad y autoexpresión

Bailar con los bebés fomenta su sentido de la expresión física.

Participar en clases de baile para niños puede ayudar a estimular su creatividad ya que muchas clases tienen un fuerte elemento de imaginación. Se les pide a los niños que imaginen una variedad de situaciones como estar en la luna, en un picnic o en un bosque y que hagan movimientos y formas en respuesta a la música. Estas actividades también pueden desarrollar el amor y el aprecio por otras ramas del entendimiento y las artes creativas.

Aptitud física y desarrollo

Nunca es demasiado pronto para fomentar el amor por la actividad física en los niños.

Cuando los niños bailan con sus padres u otros niños, están descubriendo toda la amplitud del movimiento, desarrollando conciencia corporal y ajustando su equilibrio, fuerza muscular y coordinación. La asociación de los patrones del movimiento con la diversión y la iluminación crea una conexión positiva entre el uso de su cuerpo, estar en forma y saludable y sentirse bien.

Aprendizaje y coordinación

La música activa el cerebro estimulando los caminos neurales asociados al pensamiento abstracto, la empatía e incluso las matemáticas.

Las melodías de la música y los patrones rítmicos ejercitan el cerebro y ayudan a desarrollar la memoria. Las acciones de acompañamiento que involucran cuerpo y mente de un niño harán  que se nutran los siguientes aspectos:

• El estilo del lenguaje

• El deseo de mover su cuerpo

• La atención del cerebro frente a patrones

• La soberanía del oído para iniciar la comunicación

• La respuesta de la voz a los sonidos

Complementar la danza con algún instrumento musical, también fortalecerá la coordinación ojo-mano, incluso con algo tan simple como tocar en una sartén con una cuchara,

Socialización y conciencia de los demás

La música es una actividad socialmente atractiva, por su misma naturaleza.

A los niños les encanta ver a sus padres cantando y bailando en casa y cuando llegan a unirse y bailar con otros, es un tremendo beneficio para su conciencia social. A medida que se sientan más cómodos, su confianza y socialización mejorarán ya que bailar con otros crea un vínculo emocional.

Madurez y carácter

Las clases de baile para niños proporcionan una rutina y un carácter alrededor de una actividad divertida.

Cada clase es una oportunidad para liberarse física y emocionalmente, ayudando a desarrollar madurez emocional. La capacidad de expresar emociones cómodamente frente a otras personas muestra madurez mental y aprender a hacerlo a través del movimiento y la danza proporciona un espacio seguro para que los niños exploren.

Salidas infantiles

El bebé ya está en plena relación con el mundo a su alrededor: disfruta viendo gente, jugando con las personas y conociendo a otros niños. Es un momento pleno de descubrimientos que pueden alentar y compartir no sólo con él y con otras madres y sus niños.

Además de resultar más divertido para ustedes y sus amigas, verán que compartir estos momentos también significa compartir los gastos, y que eso redituará también favorablemente en su economía familiar.

Ya conocemos los dilemas de salir con un bebé pequeño: probablemente la salida termine antes de lo esperado, con lo cual no siempre resulta conveniente hacer grandes esfuerzos de producción previos, como comprar ticket para un gran y costoso espectáculo. Si es el caso de ustedes, y tienen amigos con los que comparten estas mismas situaciones de aprendizaje, propónganles algo divertido como organizar pequeñas funciones de títeres en casas. Así podrán reunirse ustedes, y divertirse tanto como los bebés de una manera cómoda (una casa equipada para la vida con un chiquito siempre es más confortable que un teatro, por ejemplo) y definitivamente más económica. Pueden organizar reuniones semanales o con la frecuencia que les resulte más adecuada e ir rotando los lugares de encuentro. Entre más mamás sean, mayores serán las posibilidades y el ahorro.

Otra opción son los cada vez más numerosos cafés con espacios para niños. Estos lugares les permiten reunirse con sus amigos y disfrutar del café y la charla, mientras los niños se divierten en un área con plaza blanda, pelotero, crayones para dibujar, supervisados en todo momento por personal especializado. Una gran ventaja es que suelen tener baños amplios y cómodos con cambiador para los más chiquitos.
Deben tener en cuenta siempre que la salida no debe ser muy larga y que lo mejor es planificarlas a la tarde, con su bebé bien comido.

Te puede interesar