Empezando clases de natación

Si ya decidieron comenzar a llevar a su bebé a una piscina regularmente hay algunos aspectos para tener en cuenta. Les dejamos varias recomendaciones.

Dentro de lo posible, pregúntenle a sus amigos o parientes que tengan hijos pequeños si tienen un club o piscina para recomendarles.

Si bien en cualquier caso debe haber personal calificado, cuando se trata de trabajar con niños algunas personas tienen más carisma que otras. Si algún conocido tuvo una muy buena experiencia y les recomienda un lugar que les queda cómodo, ¡no lo duden!

Los bebés se sienten más seguros en ambientes pequeños, de modo que si no se adapta inicialmente a la piscina, prueben en una de esas piscinas para niños que suelen tener en algunos complejos. Es importante que el bebé vaya ganando confianza de a poco.

Es una buena idea tener un juguete de agua que puedan llevar a la piscina para familiarizar a su bebé con su nuevo entorno. También es aconsejable que al principio pase ratos relativamente cortos en la piscina hasta que adquiera suficiente confianza en el agua.

Programen su visita a la piscina entre comidas y bien alejada de sus horarios de sueño. Y sobre todo, ¡recuerden sonreírle e irradiar seguridad en todo momento!

Desarrollo físico, el habla de tu niño

Las frases cortas y sencillas hacen que para tu hijo sea más fácil a entender, pero el desarrollo físico del lenguaje necesita más.

Algunas formas de mantener a tu hijo hablando

1. Frases cortas y sencillas

Esto hace que para tu hijo sea más fácil a entender y les proporciona algo que pueden copiar.

2. Repetición

El lenguaje de repetitivo le da a tu hijo la oportunidad de escuchar y luego practicar. Usa frases simples y tan cortas como las de tu hijo o sólo un poco más largas. Si la frase es demasiado difícil es poco probable que tu hijo la copie y la use.

3. Expandir y agregar

Añade palabras a lo que dice tu hijo. Esto le permite al niño aprender nuevas palabras y entender cómo se juntan. También reconoce lo que tu bebé ha dicho de una manera positiva, tu hijo no tiene que repetir una oración muy larga pero seguramente querrá intentarlo más tarde.

4. Dale opciones

Al hacerle preguntas a tu hijo, dale una selección de posibles respuestas. Al hacerlo, aumentas la probabilidad de éxito y aplicas el lenguaje repetitivo al mismo tiempo.

5. Recuerda: Los niños desarrollan habilidades lingüísticas a diferentes ritmos

• Responde positivamente a cualquier intento que haga. Está bien cometer errores, es parte del aprendizaje y si es elogiado, es más probable que quiera intentarlo de nuevo.

• Repite. Los niños necesitan oír las mismas palabras y frases usadas una y otra vez antes de usarlas.

• Habla con tu hijo, léele, juega con él, escúchalo y respóndele.

6. Consulta a un patólogo de habla si tienes alguna preocupación con respecto a la comunicación de tu hijo:

• Ponte en contacto con el Centro de Salud  local (la mayoría tiene o conoce los Servicios Pediátricos de Patología del Habla)

• Busca en el directorio “Patólogo del Habla - Pediátrico".

Para obtener más información, consulta sobre Desarrollo físico de niños.

Esta información fue gentilmente proporcionada por Gillian Fong, Patóloga del Habla, abril de 2007.