El cuidado de la dentadura de tu bebé

Preguntas comunes

Aquí están algunas de las preguntas y respuestas más comunes sobre el cuidado de los dientes del bebé.

¿Cuándo debo empezar a limpiar los dientes de mi bebé?

Tan pronto veas que hay un diente próximo a salir (generalmente entre los 5 y 9 meses de edad), debes comenzar a limpiar sus encías y dientes.

¿Cómo debo limpiar sus dientes y encías?

Comienza con un paño húmedo y suave y frota suavemente sus encías y tan pronto como creas que puede tolerar un cepillo de dientes en su boca, hazlo con uno que sea de cabeza compacta y tenga cerdas suaves. No olvides que el cepillo de dientes debe ser cambiado cada 3 meses o cuando empiece a mostrar signos de desgaste.

CONSEJO - Compra dos cepillos, uno para ti y uno para el bebé y tomen turnos para cepillarse.

¿Por qué es importante cuidar sus dientes de leche si igual se van a caer?

Hay muchas razones por las que es importante mantener sanos los primeros dientes. Sin ellos su proceso del habla se vería afectado, serían incapaces de comer una gran cantidad de alimentos y no tendrían esa magnífica sonrisa. Adicionalmente, los primeros dientes también mantienen los espacios correctos para cuando lleguen los siguientes.

¿Está bien usar pasta de dientes con mi bebé?

Se recomienda que esperes hasta que tu hijo tenga 2 años para introducir la pasta de dientes, incluso entonces se recomienda que utilices una que sea apta para niños. Estas tienen un nivel reducido de flúor y un nivel de calcio especialmente formulado para dientes jóvenes.

¿Cuándo debo llevar por primera vez a mi hijo al dentista?

Idealmente sería alrededor de su primer cumpleaños y definitivamente antes de que cumplan 3 años. En esta visita, el dentista evaluará la alineación de la mandíbula, comprobará cualquier señal de caries en los dientes y te ofrecerá orientación para cuidar mejor su dentadura.

¿Hay alguna pista sobre cómo hacer que la experiencia no sea estresante?

Prepara a tu hijo para una visita al dentista mediante la lectura de libros sobre este tema o jueguen al dentista con juguetes o muñecas. Explícale que a algunos dentistas les gusta usar máscaras sobre sus bocas y enséñale a abrir la boca como un pez para que el dentista pueda echar un vistazo. Recuerda no usar palabras negativas al hablar de la visita como "miedo", "aguja", "daño" o "taladro". Estas tienden a asustar a los adultos así que imagínate lo que pueden causar en los niños.

Algunos libros sugeridos son:

• Tusk Trouble - Primeras experiencias de Jane Clarke y Cecilia Johansson

• Andrew Loose Tooth de Robert Musnch

• Open wide de Laurie Keller

• The Berenstain Bears Visit the Dentist by Jan and Stan Berenstain

He oído a otras mamás hablar de la "boca de biberón", ¿qué es?

"Boca de biberón" es el término usado para describir la caries causada por el ácido que ataca los dientes, generalmente a los delanteros y sucede después de un contacto prolongado con cualquier líquido que no sea el agua. Como sugiere el término, generalmente ocurre cuando los bebés y los niños se les permite beber durante largos períodos de tiempo de un biberón. Esto puede suceder cuando se les permite ir a la cama con el tetero, sin embargo, no se limita a esto, los bebés amamantados durante largos períodos de tiempo también pueden desarrollar este tipo de complicación.

Para evitar la aparición y el desarrollo de la caries, intenta seguir estas sencillas indicaciones:

• Solamente permite el uso del biberón para las comidas y no como una herramienta de confort a la hora de acostarse.

• Evita darle jugos, refrescos u otras bebidas azucaradas en un biberón.

• Enseña a tu hijo a beber de una taza o con un pitillo tan pronto como esté listo, normalmente alrededor de los 12 meses.

• Mantén buenas prácticas dentales y cepíllale los dientes con regularidad.

¿Qué alimentos debo evitar para mantener saludables los dientes de mi hijo?

Evita los alimentos ricos en azúcar, especialmente aquellos que se mantienen en la boca durante mucho tiempo como dulces, caramelos, refrescos y jugos. Las tabletas masticables de vitamina C también se han identificado como nocivas para los dientes sanos.

Algunos alimentos saludables como los frutos secos también contienen altos niveles de azúcar por lo que debes motivar a los niños a enjuagarse la boca después de comer estos alimentos.

¿Chuparse un pulgar puede causar problemas dentales?

Si la succión del pulgar se prolonga por años hay una alta posibilidad de que tu hijo tenga una mordida abierta, dientes torcidos y posibles cambios en la mandíbula superior.

¿Cuáles son los principios básicos de la atención dental para los niños?

La Asociación Dental Australiana sugiere estas pautas para mantener los dientes sanos:

• Disfruta de los alimentos nutritivos, especialmente aquellos ricos en calcio y bajos en ácidos y azúcares.

• Come bocadillos saludables, como queso y fruta.

• Bebe mucha agua del grifo, especialmente si es fluorada.

• Cepilla los dientes con una pasta dental con bajo contenido de flúor desde los dos años de edad y hasta los 7 años.

• Utiliza un cepillo de dientes de cabeza y cerdas suaves.

• Cepilla los dientes al menos dos veces al día, lo ideal es hacerlo después del desayuno y justo antes de acostarse.

• Visita a tu dentista regularmente, no esperes a tener un problema para hacerlo.

• Las visitas al dentista deben comenzar desde muy joven, por lo menos desde los 3 años.

Nuestra agua no contiene flúor, ¿debo darle a mi hijo una dosis extra?

El flúor juega una parte importante en mantener los dientes sanos, sin embargo, antes de darle un suplemento de flúor debes hablar con tu dentista.

¿Cómo sabré cuando a mi bebé le estén saliendo los dientes?

Algunos de los signos más claros que indican que los dientes están saliendo son:

• Encías ligeramente inflamadas y rojas, pueden tener un bulto

• Puede aparecer un brote dental blanco debajo de la encía

• Un aumento en el babeo, además suelen querer morder los dedos y otros objetos.

• Irritabilidad y signos de dolor.

Para aliviar esta molestia, es posible usar paracetamol, un gel dental sin aspirina y permítele chupar y morder anillos dentales fríos.

¿Hay alguna verdad en las historias de enfermedades asociadas con la aparición de la dentadura?

Muchas mamás informan que su bebé ha padecido uno o varios síntomas cuando los dientes están rompiendo las encías como fiebre leve, diarrea leve, dolor e irritabilidad. Sin embargo, no hay pruebas concluyentes de que éstas estén relacionadas con la aparición de los dientes así que no debes asumir que esta es la causa de la enfermedad y por tanto debes buscar consejo médico.

¿Cuándo podrá mi hijo cepillarse los dientes por su cuenta?

Generalmente, cuando tu hijo tenga cerca de 5 años será absolutamente capaz de cepillar sus propios dientes, sin embargo, se recomienda que continúes asistiéndolo y vigiles su cepillado hasta alrededor de los 7-8 años.

¿Qué orden reciben los dientes de leche?

Por lo general, aunque no siempre, los dientes de tu bebé aparecen en este orden:

1. Los incisivos inferiores

2. Los incisivos superiores

3. Los dientes laterales superiores

4. Los dientes laterales inferiores

5. Los primeros molares superiores (dientes posteriores)

6. Los primeros molares inferiores

7. Los caninos superiores

8. Los caninos inferiores

9. Los segundos molares inferiores

10. Los segundos molares superiores

Es probable que tu hijo tenga todos sus primeros dientes, también conocidos como dientes de leche, alrededor de los dos años y medio de edad.

Te puede interesar

Dejando el chupo

Unas fotos recientes de Suri Cruise de cinco años de edad chupando su chupo ha causado diferentes noticias alrededor del mundo. Si bien muchas personas se oponen al uso de ellos, no se puede negar que es una bendición para muchos padres. Aparte de ser fáciles de reemplazar si se pierden o se dañan, son una excelente forma para ayudar a que el bebé se tranquilice.

Pero, ¿cuándo debes abandonar el chupo? Y lo más importante, ¿cómo puedes hacerlo de una manera que minimice el estrés para ti y tu pequeño?

¿Cuándo debería quitarle el chupo?

Cuando tu bebé es pequeño, sólo debería usar el chupo para calmarse, pero cuando tiene alrededor de cuatro o cinco meses esto suele cambiar por lo que expertos en el sueño sugieren que es un buen momento para abandonarlo.

Sin embargo, si lo dejas seguir usándolo, la sugerencia es que debe ser eliminado en torno a los dos años de edad. Para Natalie, madre de James (dos años de edad), esto se convirtió en una necesidad. James se despertaba varias veces por la noche y se angustiaba cuando no podía encontrar su chupo. Como resultado Natalie interrumpía su sueño regularmente ya que tenía que entrar y encontrar su chupo con el fin de que se volviera a dormir.

Además, un estudio de la Universidad de Washington indicó que el uso del chupo durante demasiado tiempo puede aumentar las posibilidades de que los niños desarrollen trastornos del habla. Un hallazgo clave fue que los niños que usaban chupo o se chupaban los dedos después de los tres años eran tres veces más propensos a tener un trastorno del habla. Así que, si tu bebé usa chupo, es muy importante limitar su uso y nunca usarlo como un medio para mantener al bebé callado.

El uso a largo plazo también puede afectar los músculos de la boca, haciendo que la lengua se mueva hacia delante contra los dientes y afecte su posición y generando problemas potenciales en el habla de tu hijo.

Consejos para abandonar el chupo

Cuando tomas la decisión de deshacerte del chupo, necesitas establecer algunas pautas para hacerlo.

En primer lugar, es útil limitar dónde y cuándo tu hijo puede usar el chupo. Idealmente, sólo debe ser a la hora de acostarse.

Es más fácil separarlos del chupo cuando son capaces de comunicarse verbalmente contigo. De esa manera puedes explicarle por qué ya no lo necesitan. Dile qué ya es un niño o niña grande y que no necesita usarlo. Una sugerencia popular, es hacer que sea menos atractivo para ellos haciendo un agujero en la parte superior del mismo, esto reduce su capacidad para chupar y lo vuelve menos agradable para ellos. Para muchos niños una vez que el chupo está "roto" perderán su interés en él.

Si es posible, establece una fecha junto con tu hijo para dejarlo y elijan un beneficiario adecuado que puede ser el hada de los dientes, Santa o el conejito de Pascua. A veces incluso tu dentista puede tener un lugar para dar de baja los chupos. Pídele a tu hijo que te lo ayude a envolver para poderlo regalar, esto les ayudará a entender mejor lo que está sucediendo.

Es importante permanecer firme una vez que haya dejado el chupo. Las tácticas de distracción son las mejores en momentos como éste y es posible que necesites encontrar un edredón, una manta suave o un juguete para darle a cambio del chupo.

Debes prepararte para ser muy paciente y apoyar a tu hijo durante la transición, pero debes dejar claro que el chupo ya no estará disponible. El chupo es una fuente de comodidad para un niño pequeño, así que trata de no quitárselo en un momento en el que estén sucediendo otros eventos importantes como un cambio de casa o la llegada de un nuevo bebé.

La vida después del chupo

Natalie sufrió tres noches con un niño muy gruñón hasta que James aceptó que su chupo no iba a volver. Ella se aseguró de entrar cada noche y tranquilizarlo dándole palmaditas suaves y hablando en voz baja con el fin de hacerle saber que no estaba solo y ayudarle a reducir sus niveles de ansiedad. Desde entonces ha dormido toda la noche.

Aunque deshacerse del chupo requiere una atención cuidadosa es importante no devolverse en el proceso una vez que hayas decidido hacerlo.

Sin embargo, lo más importante es hacerlo en un momento que sea bueno para ti y tu bebé, eso hará que la transición sea mucho menos estresante para todos los involucrados.

Te puede interesar