Consejos para el entrenamiento para ir al baño de niños

El entrenamiento para ir al baño de los niños puede parecer una tarea un poco confusa. ¿debería empezar de pie o sentado? ¿Cuándo debo esperar para obtener resultados? ¿Qué tan importante es un modelo masculino? Al buscar las respuestas es importante recordar que cada niño progresa de forma diferente y no hay manera correcta o incorrecta y aunque, en promedio, los chicos tienden a tomar unos meses más que las chicas, no es nada para preocuparse. Sin embargo, una cosa es cierta, hacer que el proceso sea divertido y gratificante te ayudará a ti y a tu niño a tener éxito.

Guía paso a paso

Éstos son algunos pasos claves del entrenamiento para ir al baño que tú y tu hombrecito pueden seguir para poner en marcha las cosas sin muchos problemas:

¿Adaptador de baño para niños o bacinilla?

En realidad, todo depende de ti y de tu hijo, lo importante es que ambos se sientan cómodos con la elección, aunque a menudo puede ser una buena idea comenzar el entrenamiento con una bacinilla ya que son más fáciles de usar para los niños más pequeños y son convenientemente portátiles. "Los baños para grandes" pueden parecer un poco intimidantes al principio y eliminar los nervios es una clave para motivar a los niños a adoptar nuevos hábitos. Permitirle elegir su propia bacinilla puede hacer que la transición sea más fácil.

Sentado vs parado

Al principio, algunos niños pequeños encuentran aterrador orinar estando de pie, así que, si este es el caso, simplemente empieza el entrenamiento sentado. Sin embargo, tu hijo puede no tener ningún problema en absoluto, especialmente si está tratando de copiar los modelos masculinos en su vida, entonces puedes empezar de pie, aunque no está de más decir que debes esperar muchos más desastres.

Muéstrale cómo se hace

A los niños pequeños les encanta ser como su papá o su hermano mayor y aprenden mucho imitando a las personas que lo rodean, así que ver a otro hombre sentado o levantarse del baño es una gran manera de mostrarle cómo se hace y también es una muy buena manera de ayudarle a ganar la confianza para que lo intente por sí mismo. No te preocupes si no hay modelos masculinos adecuados cuando él esté listo para comenzar el entrenamiento, solo demuéstrale cómo sentarse, luego, él puede aprender a levantarse.

Sé paciente

El entrenamiento para ir al baño es un gran cambio para los niños y no se trata de una carrera, los accidentes ocurren y es importante intentar ser positivo durante todo el proceso. Si tu hijo rechaza la bacinilla, no trates de presionarlo, él la apreciará cuando esté listo.

Usa Huggies Pull-Ups para el entrenamiento de ir al baño para "niños grandes"

Compra Huggies Pull-Ups para niños en el supermercado y ayúdalo con el proceso de formación de hábitos de higiene. Estos pañales han sido diseñados específicamente para ayudarle a aprender los pasos más importantes del entrenamiento para ir al baño, incluyendo la parte de subirse o bajarse los sus pantaloncitos y a entender la diferencia entre estar seco y estar mojado. Además, se divierten con los motivos de las películas de Disney, Toy Story y Cars que seguro les van a encantar.

Aquí hay algunas maneras de ayudar a hacer que el entrenamiento sea una experiencia divertida para tu pequeño:

Apuntar a un objetivo puede ser divertido.

Algunos niños tienen gran éxito con esta sencilla y práctica idea. Simplemente coloca un blanco dentro de la bacinilla o el sanitario y pídele a tu pequeño que apunte al objetivo. Esto hará que se mantenga enfocado en el centro de la taza y con algo de práctica, significará menos desastres que limpiar.

El colorante de alimentos puede funcionar.

Trata de poner algo de colorante de alimentos en el baño para que sea divertido, tu niño podrá ver cuando el color azul se convierte en verde o el rojo se convierte en naranja.

Aperitivos y algunas ideas de merienda

Los niños hasta los 10 años necesitan comer cada cuatro a seis horas (tal vez más) para asegurarse de que tienen suficiente energía. Sin embargo, ten en cuenta que masticar todo el día no es ideal....


Los niños hasta los 10 años necesitan comer cada cuatro a seis horas (tal vez más) para asegurarse de que tienen suficiente energía. Sin embargo, ten en cuenta que masticar todo el día no es ideal debido a la exposición continua de los dientes a los alimentos. Tu hijo debe comer comidas regulares que incluyan de dos a tres aperitivos al día. Los bocadillos son vitales para reducir el hambre, apoyar el crecimiento, mantener la energía y proporcionar nutrientes. De hecho, muchos niños (particularmente aquellos que están en guarderías) obtienen alrededor del 50% de sus requerimientos nutricionales de las comidas y bocadillos previos a la cena.

Asegúrate de que los bocadillos son tan nutritivos como las comidas, evita los alimentos excesivamente grasos y los alimentos o bebidas endulzadas (por ejemplo, jugos de fruta artificiales) que son densos de energía y pueden llenar un estómago pequeño. Darle leche después de un bocadillo y no antes, puede ser una buena idea. También puede ser útil tener frascos de aperitivos saludables en la nevera y la alacena para variar, por ejemplo, sultanas maduras, higos y albaricoques, elije una fruta cada día y varíalas. Otro aperitivo puede ser galletas integrales, arroz, centeno, incluso sin gluten. También puedes hacer lo mismo con panes, pan integral, pan de centeno, pan de avena y así sucesivamente. Estos alimentos se pueden almacenar y se mantendrán bien durante algún tiempo y se pueden combinar con fruta, yogur y otros alimentos frescos. Así, por ejemplo, un niño puede tener bocadillos compuestos de fresas, higos secos, pan integral y yogur natural un día. Luego manzanas, albaricoques secados al sol, galletas de centeno y queso al siguiente día, y así sucesivamente.

Las siguientes ideas se proporcionan con el fin de ayudarte a cumplir una de las directrices dietéticas más importantes, LA VARIEDAD. Algunas son para el hogar mientras que otras se pueden utilizar para las loncheras y las meriendas.

Ideas de aperitivos

Personalmente, me gusta ofrecer fruta y algo más sostener en cada bocado - por ejemplo, fruta y yogur, fruta y galletas saladas, fruta y queso. Los bocadillos pueden incluir:

• Palitos de frutas. 1-2 al día (de la sección de alimentos saludables con 100% de fruta solamente).

• Palitos de queso. 1-2 por día.

• Fruta (todos los frutos rojos son muy nutritivos, pero recuerda que la variedad es la clave).

• Galletas (arroz orgánico, centeno, sésamo y galletas de agua, especialmente los bajas en azúcar y sal).

• Galletas de algarrobo y alforfón.

• Galletas saludables sin azúcar.

• Un bagel con aguacate y/o queso crema

• Las uvas congeladas son un lujo fantástico en los días calurosos (rebanada por la mitad si te preocupa que se pueda atragantar.

• Lo mismo ocurre con los melones congelados, banano y naranja en cuartos.

• El yogur se puede congelar de forma segura como un gran aperitivo para el día o para cajas de almuerzo.

• Naranja pelada. Se puede envolver con la cáscara para lo que se mantenga fresca hasta que se coma.

• Galletas con queso crema.

• Falafels y salchichas vegetarianas.

• Panecillos integrales, bagels y muffins.

• Sultanas o higos naturalmente secados al sol (libres de dióxido de azufre y sin semillas).

• Muffins saludables, p. Aquellos que son orgánicos y altos en calcio; Hechos con fruta (higos y sultanas), harina integral y azúcar reducida. Normalmente los de la tienda orgánica y los de la sección saludable son a menudo nutritiva.

• Malteadas (con frutos rojos mixtos). este es uno de los bocadillos favoritos de mi hijo; También se puede congelar y dárselos congelados en el verano o en las fiestas.

• Tapioca mezclada con yogur natural y fruta en rodajas. Congela durante la noche para que pueda llevar en la lonchera.

• Bananos congelados con salsa de yogur de maracuyá.

• Cubos de helado casero rellenos con una mezcla de yogur natural y pulpa de fruta.

• Mini pizzas con aguacate, jamón, tomate, piña, etc.

• Panecillo integral cubierto con un poco de mantequilla.

Te puede interesar