Comida familiar

Existen pocas cosas más hermosas que sentarse a la mesa con tu familia para cenar y si tienes un bebé, múltiples niños pequeños, adolescentes o todo lo anterior, la hora de la cena debe ser el evento principal y debes tratar de complacerlos a todos.

Ofrecer algo nutritivo y delicioso, que también sea fácil de preparar es sólo uno de los muchos desafíos que los padres enfrentan a diario. Sin tener en cuenta las fiestas de cumpleaños, el entretenimiento y otras ocasiones especiales. Por tanto, hemos reunido todo tipo de consejos, información y recetas sencillas para toda la familia  para tratar de hacerte las cosas un poco más fáciles.

Recetas sencillas para toda la familia

Entendemos que alimentar a toda una familia y mantenerlos contentos no es una tarea fácil, por lo que hemos hecho el trabajo de seleccionar algunas recetas que son fáciles de preparar con el fin de quitarte un poco de estrés. También tenemos una sección sobre comidas rápidas y saludables que incluye diferentes comidas para toda la familia.

Encontrarás todo tipo de recetas, desde comidas para la familia hasta platos para fiestas de niños y recetas de Pascua y de Navidad que tus hijos seguro disfrutarán. También hemos incluido algunas recetas para adultos en caso de que estés cansada de la pasta boloñesa

¿Cómo lograr que los niños coman vegetales?

Puede ser muy frustrante cuando el único vegetal que tus hijos comen es la papa. Sin embargo, hay muchas maneras en que puedes conseguir que coman sano y sin tener que forzarlos a alimentarse con verduras.

• Trata de hacer que las meriendas o bocadillos durante el día sean frutas y verduras y no tengas miedo de ser creativa para hacer que se interesen. Por ejemplo, no les des una manzana sola, pica una variedad de frutas y haz brochetas de fruta.

• En lugar de colombinas y chocolates, pica algunas zanahorias y apio y sirve con un poco de salsa o con humus.

• Enseña a los niños por qué las verduras son importantes y cómo son beneficiosas para sus cuerpos. Si asocias una acción positiva con la verdura, empezarán a entender por qué las necesitan.

• Deja que los niños ayuden en la cocina. Dependiendo de la edad que tengan pueden ayudar a cortar o pelar verduras y o si son un poco más pequeños que pueden ayudar a revolver la olla o a poner algunos ingredientes en la sartén.

• Si son realmente quisquillosos, pica muy bien los vegetales y ponlos en comidas en donde no puedan verlos, como en cualquier salsa.

• Siempre come los mismos alimentos delante de ellos y guíalos con el ejemplo. Si mamá y papá no están comiendo vegetales, ¿ellos por qué deberían hacerlo?

Platos horneados para fiestas y ocasiones especiales

Las fiestas infantiles son una gran oportunidad para ser creativos con la comida. Tenemos una página entera sobre las ideas para las fiestas y también para la comida que podrías ofrecer en ésta para darte un poco de inspiración. Las ocasiones especiales como Navidad también proporcionan una gran oportunidad para llenarse del espíritu y divertirse horneando con los niños. Para obtener más información y recetas, consulta nuestra sección de cocina navideña.

Cuida de ti

Como padres a menudo estamos tan preocupados con lo que los niños están comiendo que podemos olvidarnos completamente de nosotros mismos y de nuestra propia dieta, sin embargo, es muy importante que mantengas una dieta saludable para poder cuidar de tu familia. Dale un vistazo a nuestros consejos para llevar una vida saludable, diseñados para los nuevos padres que quieren conocer otras maneras de mantenerse sanos para sus hijos.

Pierde peso

Cuando estás ocupado cuidando de una familia es muy fácil caer en el hábito de comer exactamente lo que comen los niños, pero por desgracia, los sándwiches y la pasta boloñesa no son los mejores alimentos para estar en forma. Tómate el tiempo para preparar la comida sólo para ti, no tiene que ser un plato que demande mucho esfuerzo, a menudo es suficiente reemplazar el puré de papa por algunos vegetales o decirle no al queso derretido sobre los alimentos. Dale un vistazo a nuestra información para perder peso y a algunas recetas que pueden darte ideas.

Te puede interesar

Aperitivos y algunas ideas de merienda

Los niños hasta los 10 años necesitan comer cada cuatro a seis horas (tal vez más) para asegurarse de que tienen suficiente energía. Sin embargo, ten en cuenta que masticar todo el día no es ideal....


Los niños hasta los 10 años necesitan comer cada cuatro a seis horas (tal vez más) para asegurarse de que tienen suficiente energía. Sin embargo, ten en cuenta que masticar todo el día no es ideal debido a la exposición continua de los dientes a los alimentos. Tu hijo debe comer comidas regulares que incluyan de dos a tres aperitivos al día. Los bocadillos son vitales para reducir el hambre, apoyar el crecimiento, mantener la energía y proporcionar nutrientes. De hecho, muchos niños (particularmente aquellos que están en guarderías) obtienen alrededor del 50% de sus requerimientos nutricionales de las comidas y bocadillos previos a la cena.

Asegúrate de que los bocadillos son tan nutritivos como las comidas, evita los alimentos excesivamente grasos y los alimentos o bebidas endulzadas (por ejemplo, jugos de fruta artificiales) que son densos de energía y pueden llenar un estómago pequeño. Darle leche después de un bocadillo y no antes, puede ser una buena idea. También puede ser útil tener frascos de aperitivos saludables en la nevera y la alacena para variar, por ejemplo, sultanas maduras, higos y albaricoques, elije una fruta cada día y varíalas. Otro aperitivo puede ser galletas integrales, arroz, centeno, incluso sin gluten. También puedes hacer lo mismo con panes, pan integral, pan de centeno, pan de avena y así sucesivamente. Estos alimentos se pueden almacenar y se mantendrán bien durante algún tiempo y se pueden combinar con fruta, yogur y otros alimentos frescos. Así, por ejemplo, un niño puede tener bocadillos compuestos de fresas, higos secos, pan integral y yogur natural un día. Luego manzanas, albaricoques secados al sol, galletas de centeno y queso al siguiente día, y así sucesivamente.

Las siguientes ideas se proporcionan con el fin de ayudarte a cumplir una de las directrices dietéticas más importantes, LA VARIEDAD. Algunas son para el hogar mientras que otras se pueden utilizar para las loncheras y las meriendas.

Ideas de aperitivos

Personalmente, me gusta ofrecer fruta y algo más sostener en cada bocado - por ejemplo, fruta y yogur, fruta y galletas saladas, fruta y queso. Los bocadillos pueden incluir:

• Palitos de frutas. 1-2 al día (de la sección de alimentos saludables con 100% de fruta solamente).

• Palitos de queso. 1-2 por día.

• Fruta (todos los frutos rojos son muy nutritivos, pero recuerda que la variedad es la clave).

• Galletas (arroz orgánico, centeno, sésamo y galletas de agua, especialmente los bajas en azúcar y sal).

• Galletas de algarrobo y alforfón.

• Galletas saludables sin azúcar.

• Un bagel con aguacate y/o queso crema

• Las uvas congeladas son un lujo fantástico en los días calurosos (rebanada por la mitad si te preocupa que se pueda atragantar.

• Lo mismo ocurre con los melones congelados, banano y naranja en cuartos.

• El yogur se puede congelar de forma segura como un gran aperitivo para el día o para cajas de almuerzo.

• Naranja pelada. Se puede envolver con la cáscara para lo que se mantenga fresca hasta que se coma.

• Galletas con queso crema.

• Falafels y salchichas vegetarianas.

• Panecillos integrales, bagels y muffins.

• Sultanas o higos naturalmente secados al sol (libres de dióxido de azufre y sin semillas).

• Muffins saludables, p. Aquellos que son orgánicos y altos en calcio; Hechos con fruta (higos y sultanas), harina integral y azúcar reducida. Normalmente los de la tienda orgánica y los de la sección saludable son a menudo nutritiva.

• Malteadas (con frutos rojos mixtos). este es uno de los bocadillos favoritos de mi hijo; También se puede congelar y dárselos congelados en el verano o en las fiestas.

• Tapioca mezclada con yogur natural y fruta en rodajas. Congela durante la noche para que pueda llevar en la lonchera.

• Bananos congelados con salsa de yogur de maracuyá.

• Cubos de helado casero rellenos con una mezcla de yogur natural y pulpa de fruta.

• Mini pizzas con aguacate, jamón, tomate, piña, etc.

• Panecillo integral cubierto con un poco de mantequilla.

Te puede interesar