Cómo saber si es niño o niña: Mitos acerca del género del bebé

¡Te darás cuenta que cuando estás embarazada, todo el mundo es un experto y querrá darte una opinión, incluso si no te interesa en escucharla!

Culpa a los genes masculinos. Parece que las mujeres que van a tener niños tienen más dolores de cabeza que las que están embarazadas de niñas. Los dolores de cabeza pueden ser más frecuentes durante el segundo trimestre, producto de la carga hormonal.

¡No estoy temperamental!

Te darás cuenta que cuando estás embarazada, todo el mundo es un experto y querrá darte una opinión, incluso si no te interesa en escucharla. La mayoría de la gente obrará de buen corazón compartiendo sus historias y teorías sobre lo que ellos sienten que es adecuado para ti y para tu bebé, incluyendo el género de tu bebé, que por cierto, será punto de discusión ya que desde el inicio de los tiempos la gente ha tratado de adivinar el sexo de los bebés mucho antes de que nazcan. ¿Pero, cómo saber si es niño o niña realmente?

Hay tantos mitos que dicen predecir el género de tu bebé, que es difícil reducirlos a una cantidad manejable, cada uno se declara a sí mismo increíblemente preciso y mejor que los demás. Sin embargo, la verdad es que cada madre tiene un 50% de probabilidad de tener un niño o una niña con cada embarazo, incluso en familias donde hay una tendencia hacia tener solamente hombres o solamente mujeres. El género de toda concepción tiene un 50:50 de probabilidad.

Esto significa que el 50% de las veces el mito será cierto. Incluso si la predicción de género es incorrecta, no hará daño divertirse un poco. Ten en cuenta que la siguiente información es sólo para fines recreativos por lo que si realmente estás interesada en conocer el sexo de tu bebé, tendrás que olvidarte de los mitos  y preguntarle a tu médico.

Cómo saber si es niño o niña por la línea Negra

¿Tienes una línea oscura (conocida como Línea Negra) que se extiende desde el ombligo hasta el hueso púbico? De ser así, es probable que tengas una niña. Por el contrario si esta línea llega más arriba (desde tu hueso púbico hasta debajo de las costillas), entonces probablemente tendrás un niño.

Del mismo modo, podrás culpar a los genes masculinos si las aureolas que rodean tus pezones son muy oscuras.

Cómo saber si es niño o niña: Prueba de la piel

¿Estás buscando crema hidratante? Si tu piel se reseca, es probable que tengas un niño y si tu piel se mantiene suave, entonces  posiblemente una niña es la responsable.

¿Cómo está tu vientre de embarazada?

Si tu vientre parece caído, entonces es más probable que tengas un niño. Por el contrario,  si apunta hacia el frente, entonces prepárate para una niña. Esta teoría no tiene en cuenta la contextura de la madre o el tamaño de su torso, cosa que puede hacer una gran diferencia en la forma del vientre.

El tono muscular y la fuerza pueden hacer una diferencia en cómo se ve una madre embarazada. Las mujeres que han tenido más de un embarazo, a menudo desarrollan más temprano su panza y se ven más grandes que las mujeres en su primer embarazo con el mismo tiempo de gestación.

El ritmo cardíaco del bebé

Éste es uno de los cuentos más viejos y populares para predecir si tu bebé es un niño o una niña. Si la frecuencia cardíaca del bebé es de más de 140 latidos por minuto, entonces puedes tener una niña y si la frecuencia cardíaca es más lenta (inferior a 140 LPM),  entonces es más probable que sea un niño. Ten la seguridad de que cualquier frecuencia cardíaca fetal entre 120 y 160 LPM es normal y no olvides que la frecuencia cardíaca de tu bebé cambiará como resultado de su madurez y su actividad, al igual que la tuya.

¿Cómo luce tu cabello en el embarazo?

Miras con nostalgia fotos viejas y te preguntas ¿a dónde han ido todas esas raíces gruesas y sedosas? ¿Tu cabello se ve aburrido, delgado y quizás un poco triste? Si es así, entonces podrías tener una niña en tu vientre. Se dice que el pelo sedoso y grueso se debe a los genes de los niños. Del mismo modo, si tus piernas se están poniendo un poco más velludas y debes depilarte cada dos días, puede ser porque vas a tener un niño.

¿Ves algunos brillos rojos sobre tu color natural de pelo? Entonces, seguramente una niña viene en camino.

¿Sientes nauseas cuando te despiertas?

Si estás corriendo al baño, sospecha de una niña en tu vientre. De acuerdo con el mito, las mujeres que no tienen náuseas matutinas van a tener un niño. En esto puede haber algo de verdad, las mujeres que están embarazadas con niñas producen más de la hormona gonadotropina coriónica humana (GCH) la cual produce náuseas durante el embarazo.

Antojos en el embarazo

¿Estás llenando el carrito del mercado con carne, pescado, queso, productos lácteos y proteínas animales? Entonces prepárate para tener un niño pero si estás echando dulces, jugo, fruta y más azúcares, entonces es una niña.

Existen investigaciones que apoyan la teoría de que las mujeres embarazadas que cada día quieren comer más, son más propensas a tener un niño. Esto puede explicar por qué los niños pesan más que las niñas al nacer.

¿Cuánto es tu peso?

El peso en el embarazo también ayuda. Si tienes esos kilos de más, acomodándose alrededor de tu trasero y tus piernas, entonces viene una niña, pero si ese peso se localiza en el frente, entonces es más probable que sea un niño.

¿Te sientes más linda?

Si sientes que tu aspecto ha cambiado para bien, entonces es probable que tengas un niño, pero si te sientes menos atractiva, tal vez quieras culpar a una pequeña dama. El mito afirma que las niñas toman la belleza de sus madres, tal vez estén preparándote para las demás cosas que querrán pedirte prestadas en el futuro.

Dicen que si tu cara se torna más redonda, hay más posibilidad de que tengas una niña y si por el contrario tu cara se vuelve más delgada, posiblemente sea un niño.

¿Tu pareja está ganando peso?

Culpa a los genes femeninos. Aparentemente, los hombres que ganan peso durante tu embarazo lo hacen porque una niña viene en camino pero si mantiene su peso, es más probable que tu bebé sea un niño.

¿Asimetría de tus senos?

Si el seno derecho parece más grande, entonces puede ser un niño. Por el contrario, si  el seno izquierdo es más grande, entonces será una niña. ¿Quién lo hubiera pensado?

¿Tu barriga está como un balón de baloncesto o una sandía?

El mito dice dicen que si tu vientre se parece a una pelota de baloncesto entonces tienes un niño, pero si tiene mas forma de sandía, prepárate para una niña. ¡Espera! no te emociones demasiado, éste mito parece haberse confundido, algunos dicen que si tiene forma de balón de baloncesto significa una niña y una sandía un niño… ¡parece que tendrás que esperar para verlo tú misma!

¿Te duele la cabeza?

Si lo estás, entonces es más probable que haya una niña en tu futuro. El mito dice que cuando una mujer tiene una niña en su vientre, es más temperamental que de costumbre.

¿Tu orina está tratando de decirte algo?

La próxima vez que vayas al baño, echa un vistazo antes de vaciar el inodoro. El mito dice que si se ve amarillo brillante, una niña se está formando y si la orina  es clara, entonces tendrás un niño, o quizás solo significa que has estado bebiendo bastante agua.

Los hechos son hechos.

Después de haber explorado algunos de los mitos en torno a la predicción del género de tu bebé, es posible que todavía no te sientas más sabia o creas que es más probable tener una niña o un niño. Por lo tanto, si realmente no puedes esperar al parto para ver lo que tienes en tu panza, una ecografía ofrece el resultado más preciso. No obstante, no  garantiza una confiabilidad del 100%.

Otra opción es una amniocentesis, aunque ésta tiene un mayor riesgo de aborto y rara vez se practica exclusivamente para averiguar el género de tu bebé.

Una de las sorpresas maravillosas del embarazo es esperar al parto para saber cuál es el sexo de tu bebé. Sin embargo, si eres una de las muchas mamás que quieren planear todo en función de sexo de tu bebé, opta por los métodos basados en exámenes. ¡Sólo ten cuidado si el médico parece un curandero!

Te puede interesar

¿Por qué se presenta la infección vaginal en el embarazo?

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH vaginal. Por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias.

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH de la mujer, por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias, es decir, de una infección vaginal en el embarazo.

El embarazo representa un período de cambios para toda mujer. Es una etapa en la que todo se modifica. Desde las variaciones más perceptibles como la ansiedad y el aumento de peso hasta alteraciones del organismo poco conocidas, como las infecciones vaginales.

El papel de las hormonas y la infección vaginal en el embarazo

Durante los 9 meses de gestación, el nivel de hormonas femeninas cambia y afecta directamente al pH del área genital. En lo cotidiano, el pH de la zona vulvar es ácido e inferior al de otras partes del cuerpo, y se sitúa en un rango de 3.8 a 4.2, con la finalidad de impedir el crecimiento de bacterias.

Durante el embarazo la futura mamá protagoniza diversos cambios hormonales que comprometen directamente la capa protectora ácida. De esta manera, la variación a un pH mayor a 4.2 puede alterar el equilibrio en detrimento de la flora habitual, lo que deja espacio a la proliferación de gérmenes patógenos. Por esta razón, los 9 meses de gestación representan una de las etapas más vulnerables de la mujer para adquirir infecciones del tracto ginecológico.

Cómo protegerse de una infección vaginal en el embarazo

Es necesario que toda mamá tome cuidados especiales para mantener su zona íntima limpia y protegida durante esta importante etapa de la vida.

Entre las principales recomendaciones se encuentran:

  • Usar ropa interior de algodón.
  • No utilizar ropa muy ajustada o de materiales sintéticos.
  • Lavar la ropa interior con jabón de barra y enjuague, sin dejar residuos.
  • Lavar la zona íntima con un jabón especial con pH ácido que limpie, hidrate y ayude a prevenir infecciones del área vulvoperineal.
  • No se recomienda utilizar desodorantes íntimos, talcos, aromatizantes ni sales de baño o burbujas.
  • Evitar traumatismos de la región genital como el rasurado, la depilación o fricción.
  • Si se observan cambios en el flujo vaginal, prurito, ardor o mal olor, no automedicarse y consultar al ginecólogo u obstetra.

Te puede interesar