Cuidado de los pezones en el embarazo

Tus pechos se empiezan a preparar, desde el primer día de embarazo, para que el día en que tu bebé nazca lo puedas alimentar. Por esta razón es importante que los comiences a cuidar lo más pronto posible para que puedas disfrutar plenamente de darle el pecho a tu bebé.

Tus pezones en el embarazo se empiezan a preparar desde el primer día para que el día en que tu bebé nazca lo puedas alimentar. Por esta razón, es importante que los comiences a cuidar lo más pronto posible para que puedas disfrutar plenamente de darle el pecho a tu bebé.

Lista de los cuidados de los pezones en el embarazo


La piel de los pezones es muy sensible. Es recomendable que te coloques crema hidratante con suaves masajes luego de tus baños porque es muy importante humectar la piel de los pechos y pezones para fortalecerla y evitar estrías.

También se recomienda evitar la utilización de jabones o cualquier otro producto que te seque la piel de esta zona.

Si te es posible, es bueno exponer tus pechos al aire y el sol por cortos períodos de tiempo. Esto también ayuda a que la piel de tus pezones se haga más resistente.

Cuidado con la ropa interior


La utilización de un buen sostén es importante para ti durante todo el período del embarazo y de la lactancia. Lo esencial es que escojas sostenes de mayor tamaño que lo habitual ya que tus pechos pueden llegar a crecer una talla o más. Hay sostenes que tienen incorporadas una serie de filas de ganchitos, para que los puedas ir ajustando a medida que tu cuerpo va cambiando.

Te puede interesar

31 semanas de embarazo: consejos para el cuidado del recién nacido

No sólo es importante tener en cuenta tu salud y la de tu bebé durante el período de embarazo sino que lo es también luego del parto.

En las 31 semanas de embarazo, no sólo es importante tener en cuenta tu salud y la de tu bebé durante el período de embarazo sino que lo es también luego del parto.

Los primeros días son fundamentales debido a la fragilidad del cuerpo de tu bebé recién nacido. Debes prestar atención a su aseo y alimentación; además de higienizar el ombligo una o dos veces al día con alcohol hasta que cicatrice y caiga en forma definitiva. No olvides protegerlo con una compresa estéril.

Tienes que practicarle baños cotidianamente para mantener su piel higienizada. También tienes que evitar acumular suciedad en las uñas, los ojos (lagañas), las orejas, utilizando paños limpios. No es aconsejable el uso de hisopos o copitos.

Tu cuerpo en las 31 semanas de embarazo

Intenta comer en pequeñas porciones en varias oportunidades del día y tomar mucha agua para evitar posibles sensaciones de reflujo o indigestión.

Seguramente notarás que tu útero ha crecido mucho, tanto que empuja el diafragma hacia arriba lo cual puede darte una sensación de falta de aire o de acidez. Si tus intestinos están muy ocupados puedes tener la misma sensación.

Puede que el bebé se haya ubicado de cabeza por lo que recibirás extrañas sensaciones en la zona de los genitales. Además, tendrás incrementadas tus secreciones vaginales.

Tu bebé en las 31 semanas de embarazo

El bebé mide aproximadamente 39 cm. y pesa cerca de 2 kg.

Continúa acumulando capas de grasa por debajo de su piel a modo de “depósito de seguridad”. La piel se vuelve más lisa.

A esta altura sus uñas crecieron bastante.

Puede ya adquirir la posición más común que es con la cabeza hacia abajo y la espalda hacia fuera en dirección al ombligo.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar