Anormalidades del útero en el embarazo

Es el encargado de acoger a tu bebé, donde va a vivir y desarrollarse por nueve meses.

El útero en el embarazo es quien se encarga de acoger a tu bebé, donde va a vivir y desarrollarse por nueve meses. El útero se encuentra entre tu vejiga y el recto, y es un órgano muscular que mide unos 7cm aproximadamente, con forma similar a una pera.

 

Este órgano de tu cuerpo se forma con la unión de dos partes cuando todavía no has nacido. Sin embargo, a veces no termina de completarse y se producen las anormalidades congénitas del útero. Generalmente puedes vivir con ellas sin darte cuenta.

Características de útero en el embarazo

Aquí te presentamos algunas de ellas y sus principales características:

  • El caso más frecuente es el del útero bicorne. En este caso la forma de pera es cambiada por una forma de corazón, con dos extremos superiores mayores.
  • También se encuentra el útero unicorne, que tiene la mitad del tamaño habitual, contando con solo una trompa de Falopio.
  • Un caso muy poco frecuente es el útero doble. En este caso una pared de tejido llamada septum divide al útero creando dos cavidades inferiores.
  • Estas anormalidades pueden causar problemas en tu fertilidad, pero en su mayoría no te impiden concebir, aunque te hacen la tarea más difícil.

¿Cómo afecta el embarazo?

Con respecto al embarazo su principal influencia en el desarrollo de tu bebé es que no le brindan el espacio suficiente. Por este motivo son más probables los partos prematuros ya que llega un momento en el que no tiene más espacio donde crecer. También es probable que cerca de la fecha del parto el bebé siga estando sentado dentro de la panza, por lo que sería necesario una cesárea.

Si tienes dudas acerca de esto lo mejor es que lo consultes con tu médico. A través de un estudio podrá examinar tu útero y trompas y determinar si hay alguna anormalidad. Generalmente se realiza a través de ecografías o también te pueden recomendar una laparoscopía.

Si tu caso es uno de los citados anteriormente es muy importante que para cuidar tu salud y la de tu bebé vayas a las consultas frecuentemente: tu obstetra va a necesitar realizar un chequeo constante de ambos. Mantente tranquila, consulta todas tus dudas y mantenlo informado ante cualquier alarma.

Te puede interesar

31 semanas de embarazo: consejos para el cuidado del recién nacido

No sólo es importante tener en cuenta tu salud y la de tu bebé durante el período de embarazo sino que lo es también luego del parto.

En las 31 semanas de embarazo, no sólo es importante tener en cuenta tu salud y la de tu bebé durante el período de embarazo sino que lo es también luego del parto.

Los primeros días son fundamentales debido a la fragilidad del cuerpo de tu bebé recién nacido. Debes prestar atención a su aseo y alimentación; además de higienizar el ombligo una o dos veces al día con alcohol hasta que cicatrice y caiga en forma definitiva. No olvides protegerlo con una compresa estéril.

Tienes que practicarle baños cotidianamente para mantener su piel higienizada. También tienes que evitar acumular suciedad en las uñas, los ojos (lagañas), las orejas, utilizando paños limpios. No es aconsejable el uso de hisopos o copitos.

Tu cuerpo en las 31 semanas de embarazo

Intenta comer en pequeñas porciones en varias oportunidades del día y tomar mucha agua para evitar posibles sensaciones de reflujo o indigestión.

Seguramente notarás que tu útero ha crecido mucho, tanto que empuja el diafragma hacia arriba lo cual puede darte una sensación de falta de aire o de acidez. Si tus intestinos están muy ocupados puedes tener la misma sensación.

Puede que el bebé se haya ubicado de cabeza por lo que recibirás extrañas sensaciones en la zona de los genitales. Además, tendrás incrementadas tus secreciones vaginales.

Tu bebé en las 31 semanas de embarazo

El bebé mide aproximadamente 39 cm. y pesa cerca de 2 kg.

Continúa acumulando capas de grasa por debajo de su piel a modo de “depósito de seguridad”. La piel se vuelve más lisa.

A esta altura sus uñas crecieron bastante.

Puede ya adquirir la posición más común que es con la cabeza hacia abajo y la espalda hacia fuera en dirección al ombligo.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar