¿Cuál es la correcta alimentación para la embarazada?

La vida de a tres es como una cadena: tú estás pendiente del bebé y tu pareja estará pendiente de ti, por eso uno de los temas más importantes es la alimentación en el embarazo.

Sin dudas, durante los primeros días de vida,  el bebé necesita del alimento de su mami y ella deberá estar preparada para proveer todo lo que él necesita, ahí es cuando necesita de tu ayuda y nosotros te la brindamos. Lee abajo cuál es la correcta alimentación para la embarazada y haz parte de este proceso.

El  papá es una parte importantísima de este mecanismo de afecto que se ha puesto en marcha a partir de su nacimiento. Ambos deben construir la familia y apoyarse el uno del otro. La pareja y el embarazo son fundamentales.

Porque si tu bebé necesita alimento y ternura, la mamá necesita también del mismo alimento para ser capaz de transmitirlo a tu bebé. Una mamá que se siente feliz y cuidada, es capaz de transmitir eso mismo a su hijo.

¡Y aquí llegamos entonces al trabajo del flamante papá! eres el  encargado de darle a ella las fuerzas necesarias para ser una madre atenta y plena.

¿Cómo es la alimentación para la embarazada?

Así como se espera que la mamá esté pendiente de cualquier reclamo de su bebé también en esta etapa resulta importante que estés atento a las necesidades de tu pareja.

Ella necesita ser atendida con la misma urgencia que tu hijo. Es muy importante que estés pendiente de ella ya que también necesitará sentirse bien y seguramente también querrá unos mimitos y un poco de atención, intentará comunicarte estás necesidades, pero si no lo consigue, después de un tiempo dejará de hacerlo.

Sin embargo, eso no significa que la causa de su angustia se haya evaporado. Puede parecer complicado pero no lo es: simplemente, ella está más sensible que nunca.

Con atención y consideración la ayudarás a superar esta angustia natural de toda madre reciente.

Te puede interesar

31 semanas de embarazo: consejos para el cuidado del recién nacido

No sólo es importante tener en cuenta tu salud y la de tu bebé durante el período de embarazo sino que lo es también luego del parto.

En las 31 semanas de embarazo, no sólo es importante tener en cuenta tu salud y la de tu bebé durante el período de embarazo sino que lo es también luego del parto.

Los primeros días son fundamentales debido a la fragilidad del cuerpo de tu bebé recién nacido. Debes prestar atención a su aseo y alimentación; además de higienizar el ombligo una o dos veces al día con alcohol hasta que cicatrice y caiga en forma definitiva. No olvides protegerlo con una compresa estéril.

Tienes que practicarle baños cotidianamente para mantener su piel higienizada. También tienes que evitar acumular suciedad en las uñas, los ojos (lagañas), las orejas, utilizando paños limpios. No es aconsejable el uso de hisopos o copitos.

Tu cuerpo en las 31 semanas de embarazo

Intenta comer en pequeñas porciones en varias oportunidades del día y tomar mucha agua para evitar posibles sensaciones de reflujo o indigestión.

Seguramente notarás que tu útero ha crecido mucho, tanto que empuja el diafragma hacia arriba lo cual puede darte una sensación de falta de aire o de acidez. Si tus intestinos están muy ocupados puedes tener la misma sensación.

Puede que el bebé se haya ubicado de cabeza por lo que recibirás extrañas sensaciones en la zona de los genitales. Además, tendrás incrementadas tus secreciones vaginales.

Tu bebé en las 31 semanas de embarazo

El bebé mide aproximadamente 39 cm. y pesa cerca de 2 kg.

Continúa acumulando capas de grasa por debajo de su piel a modo de “depósito de seguridad”. La piel se vuelve más lisa.

A esta altura sus uñas crecieron bastante.

Puede ya adquirir la posición más común que es con la cabeza hacia abajo y la espalda hacia fuera en dirección al ombligo.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar