30 semanas embarazada

Ya casi comienza la cuenta regresiva, llevas tres cuartas partes del recorrido y te sorprenderá lo rápido que pasan las 10 semanas restantes. Lo que una vez

Ya casi comienza la cuenta regresiva, llevas tres cuartas partes del recorrido y te sorprenderá lo rápido que pasan las 10 semanas restantes. Lo que una vez parecía  lejano, cada día está más cerca.

¡Es lo más triste que he escuchado!

A estas alturas, probablemente estás sintiendo pocos cambios emocionales, has empezado a notar a otras mujeres embarazadas, bebés y niños pequeños y te interesas por las experiencias de embarazo de otras mujeres. Aunque tu embarazo no haya sido planeado o vino como una sorpresa, por la semana 30 la comprensión derivada de que pronto serás madre, aparecerá. Incluso si no sueles mostrar tus emociones, puede que lo hagas durante esta semana. Ver las noticias y escuchar historias tristes puede provocar una oleada de empatía y un nuevo lote de lágrimas. De cierta manera, las experiencias humanas parecen ser más intensas y personales cuando estás embarazada y esto no significa que seas una candidata para la depresión post-natal o que estés en más riesgo que cualquier otra madre, es completamente normal sentirse emocionalmente más frágil en esta etapa. La naturaleza tiene una forma de moldear a las madres para que puedan ser más sensibles a sus bebés y capaces de nutrirlos.

Los cambios físicos de esta semana

  • A partir de ahora, puedes necesitar orinar más frecuentemente. Tu bebé está creciendo cerca de tu vejiga, específicamente sobre ella, por lo que acumular mucho volumen puede ser incómodo. Trata de no salir del baño demasiado rápido. Es importante vaciar completamente tu vejiga cada vez que vayas y así evitar el riesgo de desarrollar una infección urinaria.
  • El insomnio puede estar afectándote a pesar de lo cansada que te sientas cuando te vas a la cama. Esta es una condición común en el tercer trimestre y hay poco que se pueda hacer al respecto además de tratar de mantener una rutina pre-cama, evitar la cafeína en las tardes, buscar un descanso y asegurar una buena postura. Un poco de ruido  de fondo, como un ventilador o música de relajación puede ser útil. La sedación no se recomienda durante el embarazo y tomar pastillas para dormir puede ser riesgoso, en su lugar, prueba con una bebida láctea antes de dormir, experimenta distintas posiciones con la ayuda de almohadas: acuéstate de un lado y apoya la parte superior de tu pierna sobre una almohada. Intenta mover tu computadora y teléfono móvil fuera del dormitorio, éste debe ser un espacio tranquilo y sereno.
  • Puedes estar preocupada por las venas várices en tus piernas, la presión del útero sobre los vasos sanguíneos de tu pelvis no ayuda mucho. Desafortunadamente, pueden empeorar antes que mejorar. Algunas mujeres desarrollan venas varices en su vulva, una condición particularmente incómoda, especialmente si se combina con hemorroides. Para esto, puede ser útil usar ropa interior en Lycra, darte baños de refrigeración y duchas. Evita mantenerte mucho tiempo de pie, controla tu aumento de peso y eleva tus piernas y pies siempre que puedas. Por lo general, las venas varices se alivian después del nacimiento, aunque algunas mujeres pueden seguir experimentándolas.

Los cambios de tu bebé esta semana

  • Tu bebé ya mide alrededor de 43 centímetros desde su corona hasta sus pies y pesa aproximadamente 1,5 kilogramos. A partir de ahora y hasta las próximas semanas tu bebé ganará bastante peso. Disfruta de tu comida, come cualquier cosa  pero con moderación,  incluyendo postres ocasionales. Si anhelas algún alimento en particular, cede a ellos. Si no lo haces, no lograrás sacártelos de la cabeza. Sólo recuerda evitar aquellos alimentos que puedan contener Listeria.
  • Hay más grasa debajo de la piel de tu bebé y comienza a ser más redondo y menos frágil. Los pliegues sueltos de la piel de su cuerpo están siendo llenados desde el interior, para el día del nacimiento su piel será suave e incluso un poco regordeta.
  • El cerebro de tu bebé ha crecido y su sistema nervioso está casi maduro. Al nacer, tendrá millones de neuronas esperando que la interacción amorosa y estimulación de sus padres, ayude a formar la sinapsis necesaria para unirlas. No esperes hasta que tu bebé nazca para comenzar a comunicarte con él. Hablar, cantar, masajear tu barriga y visualizar cómo se verá tu bebé, ayudará a formar una conexión emocional temprana. Piensa en tener un diario de embarazo durante las últimas semanas, esto se convertirá en algo especial para recordar y compartir  con tu hijo en los años venideros.
  • Tu bebé puede estar acostado de cualquier manera, cabeza arriba, cabeza abajo, a un lado e incluso a través de tu vientre. La oportunidad de moverse libremente desaparecerá rápidamente, a medida que vaya creciendo y ocupando más espacio en el útero.
  • Las uñas de tu bebé están casi desarrolladas. Algunos bebés necesitan que les corten las uñas en los primeros días después del nacimiento ya que podrían rasguñarse su carita.

Sugerencias para esta semana

  • Haz una lista de preguntas para hacerle al médico cuando vayas a tu control prenatal. Tener “cerebro de embarazo” puede hacer que tu cerebro sea poco retentivo y olvidar cosas que parecían muy importantes, puede hacer que te sientas frustrada y enojada contigo misma. En su lugar, anota las dudas que te surjan a medida que aparecen. Nunca te avergüences  de consultar a tu médico, muy seguramente, tus preguntas ya se las han hecho un millón de veces.
  • Únete al foro online del embarazo Huggies y lee toda la información que puedas acerca del embarazo y el cuidado de tu nuevo bebé. Este es el momento para llenarte de conocimiento y construir tus propias filosofías tempranas acerca de cómo deseas criar a tu bebé.
  • Comienza a preparar el espacio del bebé organizando la cuna, el cochecito, la tina de baño y su ropa. Aunque todavía puede ser un poco temprano hacer esto, será muy placentero organizar esa pequeña ropita. Asegúrate de que los familiares que tienen la habilidad de tejer, sepan que hay un bebé en camino que va a necesitar algunos botines.

Te puede interesar

Alimentos a evitar durante el embarazo

Durante el embarazo hay varias razones para ser extra cuidadosa con lo que comes - es importante saber qué alimentos son seguros y cuáles son necesarios evitar.

Durante el embarazo hay varias razones para ser extra cuidadosa con lo que comes - es importante saber qué alimentos son seguros y cuáles son necesarios evitar. Algunos alimentos contienen toxinas que pueden conducir a defectos en tu bebé, otros contienen bacterias transmitidas que podrían debilitar tu sistema inmunológico y causar daños al feto. Asegúrate de que la mayoría de los alimentos que comas estén cocinados y al elegir una receta sé selectiva sobre lo que comes para proteger a tu bebé contra bacterias dañinas y daños durante el desarrollo.

Durante el embarazo hay varias razones para ser extra cuidadosa con lo que comes - es importante saber qué alimentos son seguros y cuáles son necesarios evitar. Algunos alimentos contienen toxinas que pueden conducir a defectos en tu bebé, otros contienen bacterias transmitidas que podrían debilitar tu sistema inmunológico y causar daños al feto. Asegúrate de que la mayoría de los alimentos que comas estén cocinados y al elegir una receta sé selectiva sobre lo que comes para proteger a tu bebé contra bacterias dañinas y daños durante el desarrollo.

Hay muchos alimentos que debes evitar cuando estás embarazada. La mayoría de los médicos aconsejan a las mujeres embarazadas que se olviden de ciertos pescados, carnes crudas, huevos crudos, quesos madurados, brotes, paté, verduras sin lavar y otros alimentos discutidos a continuación:

Pescados

Algunos pescados como el tiburón, el marlín, el atún rojo, el naranja y el pez espada contienen altas cantidades de mercurio que se acumulan en su tejido adiposo. Las mujeres embarazadas deben evitar comer grandes cantidades y así evitar daños neurológicos en tu bebé. Tu bebé, en crecimiento, tiene un sistema nervioso sensible y aunque no es claro cuánto marisco tendrías que comer para experimentar efectos perjudiciales, es mejor evitarlos. Otros alimentos crudos que las mujeres deben evitar en conjunto son las ostras y el sushi.

Huevos crudos

Tal vez comer huevos crudos nunca pasó por tu mente, pero algunos alimentos los tienen y pueden ser una fuente de salmonela. Los alimentos que contienen huevo crudo incluyen la mayonesa, las ensaladas César, el ponche de huevo, crema holandesa y ciertos batidores como los usados en la masa de galletas. Para reducir el riesgo de salmonela, recuerda cocinar los huevos antes de comerlos en cualquier comida.

Pollo crudo

El pollo crudo se debe evitar en todo momento, pero más durante el embarazo. Comer o entrar en contacto con superficies que han tenido pollo crudo, puede transmitir salmonella, incluso el pollo de la noche anterior debe ser calentado o cocido de nuevo para destruir cualquier rastro de ésta.

Quesos madurados

Deben evitarse los quesos madurados como el queso azul, el queso feta, el brie, el camembert, la cabaña, el ricotta, los quesos blancos madurados latinoamericanos y cualquier leche no pasteurizada o alimentos lácteos sin pasteurizar, ya que pueden contener la bacteria Listeria. Esta bacteria es perjudicial para tu bebé y debe ser evitada. Mientras que los adultos con Listeria muy a menudo no muestran ningún síntoma, esta puede causar complicaciones potencialmente mortales para el feto o el recién nacido. Se sabe que la listeriosis desencadena en abortos espontáneos, nacimientos prematuros y  envenenamiento de la sangre. Es mejor evitar este tipo de alimento cuando se está embarazada y consumir sólo después del nacimiento.

Frutas y vegetales

Al comprar frutas y verduras asegúrate de lavarlas para retirar pesticidas y bacterias dañinas. Las verduras sin lavar tienen el potencial de transmitir toxoplasmosis, un parásito que contamina el suelo. También debes evitar por completo cualquier fruta y/o verdura mohosa.

Otros alimentos a evitar cuando estás embarazada

Aparte de los alimentos mencionados anteriormente, las mujeres deben evitar brotes crudos, ya que han dado lugar a algunos incidentes de brotes de salmonela. Helados de máquina y una gran cantidad de alimentos embutidos pueden contener Listeria por lo que es importante evitarlos y si es posible, reducir al mínimo el contacto con estas bacterias. Otro alimento a evitar durante el embarazo y la lactancia es el maní ya que esto puede aumentar la posibilidad de desarrollar alergias. Los cacahuetes tienen un tipo de moho llamado aflatoxina que podría ser potencialmente peligroso para tu bebé.

Aditivos de alimentos

Muchos alimentos están llenos de aditivos y conservantes por lo que se recomienda seleccionar cuidadosamente los alimentos envasados. Los aditivos que se deben evitar son MSG (glutamato monosódico) que podría causar molestias en el estómago y dolores de cabeza. También deben evitarse los colorantes artificiales, especialmente el azul 1, azul 2, verde 3, rojo 3 y amarillo 6 y sacarina.

Vitaminas

Cuando una mujer está embarazada, su cuerpo requiere diferentes cantidades de vitaminas para soportar el crecimiento del feto. El embarazo hace que el cuerpo de la mujer experimente cambios hormonales drásticos que agregan mucha tensión. Por tanto, debes comprobar qué tipos de vitaminas requieres. Tu médico puede recomendar suplementos prenatales seguros y eficaces que pueden proporcionarte suficientes vitaminas para asegurar un desarrollo fetal saludable. Por supuesto, obtener estos nutrientes de los alimentos, siempre será la mejor opción.

Mantén lo bueno en mente

Los alimentos a evitar cuando estás embarazada son en realidad bastantes, por lo que es muy importante que mantengas en tu cabeza una lista de aquellos que debes evitar para asegurar el desarrollo saludable de tu barrigoncito. No sólo es importante mantener una dieta saludable sino también mantener tu peso controlado. Por tanto, comer sano es la principal prioridad y no hacer dieta para minimizar el aumento de peso.

Otra cosa que debes tener en mente es que si vas a comer fuera, es asegurarse de que la comida que te sirven esté caliente, no tibia ni fría. También trata de evitar demasiada comida rápida, ya que suele ser alta en azúcares y grasas saturadas.

Limita la ingesta de cafeína y renuncia al alcohol (es sólo por un tiempo) ya que no hay un nivel seguro para el consumo de éste durante el embarazo. El consumo de alcohol durante el embarazo se ha asociado con un bajo coeficiente intelectual en los bebés, bajo peso al nacer y malformaciones. El alcohol también detiene la absorción de ácido fólico y hierro y reduce el calcio en los huesos.

La regla número uno para recordar es: comer sólo cuando tienes hambre. Trata de no preocuparte por tu apetito cambiante, basta con tener en cuenta los alimentos anteriores a evitar y tratar de aumentar de peso a la tasa recomendada por tu médico. No dudes monitorearte

Te puede interesar