Un poco más de las 27 semanas embarazada

El bebé se está agobiando de estar ahí. Tu bebé está empujando los límites de su hogar y tu útero tiene que expandirse un poco más para que todo quepa, esto significa que

El bebé se está cansando estar ahí. Tu bebé está empujando los límites de su hogar y tu útero tiene que expandirse un poco más para que todo quepa, esto significa que sentirás algo de malestar muscular. Tu espalda, la pelvis, los lados de tu vientre e incluso tus piernas podrían sentir dolor debido a los efectos que las hormonas del embarazo están teniendo sobre tus tejidos.

Llegar al sobrepeso no ayudará a que te sientas cómoda. La ganancia de peso promedio durante las 40 semanas de gestación, debe estar alrededor de 10-12 kilogramos distribuidos en el bebé, su placenta, el líquido amniótico, el aumento de volumen sanguíneo, el líquido circulante de tus senos y un poco de grasa adicional.

Si este es tu primer embarazo, cada nueva punzada o síntoma, será motivo para correr a los libros y pensar: ¿Es normal? ¿Si me siento así, el bebé está bien? No obstante, si  no es tu primera vez y tienes el beneficio de la experiencia, probablemente estés un poco menos preocupada.

Los cambios físicos de esta semana

A medida que tu barriga se expande, también lo hace tu caja torácica. Es necesario  que ésta se levante y se salga un poco para dale más espacio a tu útero. Por tanto, puede que a partir de ahora sientas un poco de dificultad en tu respiración pues tus pulmones no tienen el espacio habitual para expandirse.

Es posible que, ocasionalmente, necesites tomar una respiración profunda. Hablar por teléfono, subir escaleras o caminar rápidamente puede hacer que tu ritmo respiratorio aumente. Cuida tu postura y evita agacharte, dale a tus pulmones el espacio que ellos necesitan para oxigenar tu sangre y la de tu bebé.

Podrías tener un poco de picazón en tu barriga o una sensación de hormigueo sobre ella. Esto se debe al estiramiento de las fibras de colágeno de la capa media de la piel. Frotar cremas hidratantes sobre tu vientre después de ducharte puede ser de gran ayuda. Evita que el agua esté a temperaturas extremas y abstente de usar jabones secos. Trata de usar ropa de algodón o fibras naturales para evitar tomar calor de más.

El sueño puede escaparse cuando estás en la semana 27. Podrías irte a la cama muy cansada y ser incapaz de conciliar el sueño. Tu cerebro puede estar inundado de pensamientos.

Probablemente todavía necesites levantarte e ir un par de veces durante la noche lo cual no ayuda a tu insomnio. No tiene sentido estar acostada en la cama durante horas sin poder dormir, por lo que podrías levantarte un rato, ver televisión, tomar un vaso de leche, tomar una ducha o leer un libro. Pequeñas medidas de confort como sábanas limpias, aire fresco, un ventilador que sopla o muchas almohadas de apoyo pueden ser útiles para propiciar el sueño.

Si tienes problemas para dormir durante la noche, tratar de resistir la tentación de una tarde de pereza. En su lugar, ve temprano a la cama y usa las señales que te da tu cansado cuerpo a tu favor. Trata de tener una rutina para la hora de acostarte y evita usar tu computadora justo antes de ir a la cama, necesitas desactivar los estímulos de tu entorno, no activarlos.

Podrías sentirte agobiada por el síndrome del túnel carpiano durante esta semana. La retención de líquidos hace que el túnel carpiano se hinche, presionando los nervios de tus manos. La fisioterapia puede ser muy eficaz y una férula para la muñeca, recetada por tu fisioterapeuta puede ser de gran ayuda. Si estos síntomas son demasiado molestos, trata de dormir con la mano afectada sobre una almohada, esto ayudará a drenar el exceso de líquido.

Los cambios emocionales de esta semana

Si estás trabajando, pronto tendrás que presentar los formularios de solicitud de licencia de maternidad, si aún no lo has hecho. Investiga previamente sobre los derechos de tu licencia, tu plan de regreso al trabajo y los procesos que exige tu empleador para tomar el permiso de maternidad. Tener en mente una fecha definida para dejar el trabajo puede ser una brújula mental para cuando sientas que no sabes para dónde vas.

Los cambios de tu bebé esta semana

Tu bebé puede ser medido desde su cabeza hasta los talones a partir de esta semana. También pasa menos tiempo acurrucado y más estirado. La longitud promedio a las 27 semanas de gestación es de 38 centímetros. Tu bebé está creciendo rápidamente, con más grasa formándose debajo de su piel y alrededor de sus órganos vitales por lo que es menos flaco de lo que era.

Grandes cambios en los ojos de tu bebé. Sus retinas han madurado. La retina es la parte del ojo que es sensible a la luz y es esencial para que tu bebé vea correctamente. Ya ha sido capaz de abrir y cerrar sus ojos, por lo que hay mucho desarrollo visual.

Grandes cambios en los ojos de tu bebé. Sus retinas han madurado. La retina es la parte del ojo que es sensible a la luz y es esencial para que tu bebé vea correctamente. Ya ha sido capaz de abrir y cerrar sus ojos, por lo que hay mucho desarrollo visual.

Tu bebé ha aprendido cómo calmarse, ahora puede chuparse el pulgar cuando quiera, este simple placer no es solo será un acto involuntario de la semana 27. Todavía está respirando el líquido amniótico dentro y fuera de sus pulmones, practicando para las primeras respiraciones cuando nazca. No obstante. Todas las necesidades de oxígeno de tu bebé siguen siendo atendidas por la placenta.

Sugerencias de la semana

Habla con tu médico acerca de tus opciones con respecto al banco de sangre de cordón umbilical. Cada estado y territorio tiene sus propias directrices que rigen el almacenamiento y la administración de sangre de cordón umbilical.

Piensa en cómo te gustaría alimentar a tu bebé. Uno de los principales indicadores para el éxito de la lactancia materna es una actitud positiva de la madre durante su embarazo. Otros factores son el apoyo de tu pareja, una actitud positiva hacia tu madre y/o tu suegra y las actitudes generales hacia la lactancia materna en la familia y la comunidad.

Haz un recorrido por el hospital y la sala de parto donde planeas tener a tu bebé. Si aún no has hecho la reserva para tu fecha de tu parto, échale un vistazo. Algunos hospitales requieren de un depósito para separar el espacio.

Investiga sobre asientos para bebés, teniendo en cuenta el modelo y marca de tu auto. Si planeas rentarlo, posiblemente requieras hacer una reservación con anterioridad.

Te puede interesar

Alimentos a evitar durante el embarazo

Durante el embarazo hay varias razones para ser extra cuidadosa con lo que comes - es importante saber qué alimentos son seguros y cuáles son necesarios evitar.

Durante el embarazo hay varias razones para ser extra cuidadosa con lo que comes - es importante saber qué alimentos son seguros y cuáles son necesarios evitar. Algunos alimentos contienen toxinas que pueden conducir a defectos en tu bebé, otros contienen bacterias transmitidas que podrían debilitar tu sistema inmunológico y causar daños al feto. Asegúrate de que la mayoría de los alimentos que comas estén cocinados y al elegir una receta sé selectiva sobre lo que comes para proteger a tu bebé contra bacterias dañinas y daños durante el desarrollo.

Durante el embarazo hay varias razones para ser extra cuidadosa con lo que comes - es importante saber qué alimentos son seguros y cuáles son necesarios evitar. Algunos alimentos contienen toxinas que pueden conducir a defectos en tu bebé, otros contienen bacterias transmitidas que podrían debilitar tu sistema inmunológico y causar daños al feto. Asegúrate de que la mayoría de los alimentos que comas estén cocinados y al elegir una receta sé selectiva sobre lo que comes para proteger a tu bebé contra bacterias dañinas y daños durante el desarrollo.

Hay muchos alimentos que debes evitar cuando estás embarazada. La mayoría de los médicos aconsejan a las mujeres embarazadas que se olviden de ciertos pescados, carnes crudas, huevos crudos, quesos madurados, brotes, paté, verduras sin lavar y otros alimentos discutidos a continuación:

Pescados

Algunos pescados como el tiburón, el marlín, el atún rojo, el naranja y el pez espada contienen altas cantidades de mercurio que se acumulan en su tejido adiposo. Las mujeres embarazadas deben evitar comer grandes cantidades y así evitar daños neurológicos en tu bebé. Tu bebé, en crecimiento, tiene un sistema nervioso sensible y aunque no es claro cuánto marisco tendrías que comer para experimentar efectos perjudiciales, es mejor evitarlos. Otros alimentos crudos que las mujeres deben evitar en conjunto son las ostras y el sushi.

Huevos crudos

Tal vez comer huevos crudos nunca pasó por tu mente, pero algunos alimentos los tienen y pueden ser una fuente de salmonela. Los alimentos que contienen huevo crudo incluyen la mayonesa, las ensaladas César, el ponche de huevo, crema holandesa y ciertos batidores como los usados en la masa de galletas. Para reducir el riesgo de salmonela, recuerda cocinar los huevos antes de comerlos en cualquier comida.

Pollo crudo

El pollo crudo se debe evitar en todo momento, pero más durante el embarazo. Comer o entrar en contacto con superficies que han tenido pollo crudo, puede transmitir salmonella, incluso el pollo de la noche anterior debe ser calentado o cocido de nuevo para destruir cualquier rastro de ésta.

Quesos madurados

Deben evitarse los quesos madurados como el queso azul, el queso feta, el brie, el camembert, la cabaña, el ricotta, los quesos blancos madurados latinoamericanos y cualquier leche no pasteurizada o alimentos lácteos sin pasteurizar, ya que pueden contener la bacteria Listeria. Esta bacteria es perjudicial para tu bebé y debe ser evitada. Mientras que los adultos con Listeria muy a menudo no muestran ningún síntoma, esta puede causar complicaciones potencialmente mortales para el feto o el recién nacido. Se sabe que la listeriosis desencadena en abortos espontáneos, nacimientos prematuros y  envenenamiento de la sangre. Es mejor evitar este tipo de alimento cuando se está embarazada y consumir sólo después del nacimiento.

Frutas y vegetales

Al comprar frutas y verduras asegúrate de lavarlas para retirar pesticidas y bacterias dañinas. Las verduras sin lavar tienen el potencial de transmitir toxoplasmosis, un parásito que contamina el suelo. También debes evitar por completo cualquier fruta y/o verdura mohosa.

Otros alimentos a evitar cuando estás embarazada

Aparte de los alimentos mencionados anteriormente, las mujeres deben evitar brotes crudos, ya que han dado lugar a algunos incidentes de brotes de salmonela. Helados de máquina y una gran cantidad de alimentos embutidos pueden contener Listeria por lo que es importante evitarlos y si es posible, reducir al mínimo el contacto con estas bacterias. Otro alimento a evitar durante el embarazo y la lactancia es el maní ya que esto puede aumentar la posibilidad de desarrollar alergias. Los cacahuetes tienen un tipo de moho llamado aflatoxina que podría ser potencialmente peligroso para tu bebé.

Aditivos de alimentos

Muchos alimentos están llenos de aditivos y conservantes por lo que se recomienda seleccionar cuidadosamente los alimentos envasados. Los aditivos que se deben evitar son MSG (glutamato monosódico) que podría causar molestias en el estómago y dolores de cabeza. También deben evitarse los colorantes artificiales, especialmente el azul 1, azul 2, verde 3, rojo 3 y amarillo 6 y sacarina.

Vitaminas

Cuando una mujer está embarazada, su cuerpo requiere diferentes cantidades de vitaminas para soportar el crecimiento del feto. El embarazo hace que el cuerpo de la mujer experimente cambios hormonales drásticos que agregan mucha tensión. Por tanto, debes comprobar qué tipos de vitaminas requieres. Tu médico puede recomendar suplementos prenatales seguros y eficaces que pueden proporcionarte suficientes vitaminas para asegurar un desarrollo fetal saludable. Por supuesto, obtener estos nutrientes de los alimentos, siempre será la mejor opción.

Mantén lo bueno en mente

Los alimentos a evitar cuando estás embarazada son en realidad bastantes, por lo que es muy importante que mantengas en tu cabeza una lista de aquellos que debes evitar para asegurar el desarrollo saludable de tu barrigoncito. No sólo es importante mantener una dieta saludable sino también mantener tu peso controlado. Por tanto, comer sano es la principal prioridad y no hacer dieta para minimizar el aumento de peso.

Otra cosa que debes tener en mente es que si vas a comer fuera, es asegurarse de que la comida que te sirven esté caliente, no tibia ni fría. También trata de evitar demasiada comida rápida, ya que suele ser alta en azúcares y grasas saturadas.

Limita la ingesta de cafeína y renuncia al alcohol (es sólo por un tiempo) ya que no hay un nivel seguro para el consumo de éste durante el embarazo. El consumo de alcohol durante el embarazo se ha asociado con un bajo coeficiente intelectual en los bebés, bajo peso al nacer y malformaciones. El alcohol también detiene la absorción de ácido fólico y hierro y reduce el calcio en los huesos.

La regla número uno para recordar es: comer sólo cuando tienes hambre. Trata de no preocuparte por tu apetito cambiante, basta con tener en cuenta los alimentos anteriores a evitar y tratar de aumentar de peso a la tasa recomendada por tu médico. No dudes monitorearte

Te puede interesar