¿Por qué es necesario un Fórceps en el parto?

Es un instrumento quirúrgico que se utiliza para asistir el parto y faciltar el paso de la cabeza del bebé por el canal. Es una pinza redondeada diseñada especialmente para sujetar su cabecita a la altura de las orejas.

El Fórceps es un instrumento quirúrgico que se utiliza para asistir el parto y facilitar el paso de la cabeza del bebé por el canal. Es una pinza redondeada diseñada especialmente para sujetar su cabecita a la altura de las orejas del recién nacido. Conoce su funcionamiento en este artículo.

¿Cómo es el uso del Fórceps?

Si bien no es un procedimiento de rutina, se realiza en diversos casos, como por ejemplo:

  • Si el bebé se presenta de nalgas- el fórceps se utiliza para proteger la cabeza, que saldrá última.
  • Si el bebé se encuentra en posición pero no continua el descenso por el canal del parto, y empieza a mostrar signos de estrés fetal.
  • Si por acción de la anestesia peridural la madre no puede pujar.
  • Si las contracciones uterinas son débiles.
  • Si el trabajo de parto ha dejado a la madre exhausta.

Durante la fase del expulsivo, cuando el cuello del útero se encuentra completamente dilatado y el bebé ha descendido al canal de parto, el médico coloca el fórceps dentro de la vagina.

Cuando el instrumento es asegurado a los costados de la cabeza del bebé, el médico tracciona gentilmente mientras la madre puja. El resto del parto se realiza normalmente.

 El Fórceps y la Episiotomía

El uso de fórceps es frecuentemente acompañado de una episiotomía previa, para la cual se utiliza la anestesia peridural o un anestésico local.

La palabra “fórceps” genera mucha inseguridad en los padres. Si bien es un procedimiento muy seguro y generalmente es preferido a la cesárea de emergencia, cabe resaltar que conlleva una serie de riesgos:

  • Marcas en el rostro del bebé que desaparecen a los pocos días.
  • Ocasionalmente puede producir lesiones en el nervio facial, sin embargo estas lesiones son generalmente temporales y mejoran sin tratamiento unos días más tarde.
  • Lesiones en la vagina y/o la vejiga de la madre.

Por estos motivos, el parto asistido por fórceps se realiza siempre que sus beneficios superen sus riesgos. Se recomienda a los futuros papás que aclaren todas las dudas con su médico obstetra previo al momento del parto. De este modo, estarán preparados para cualquier eventualidad que surja al momento de traer a su bebé al mundo.

Te puede interesar

Complicaciones frecuentes de un parto múltiple

Como en cualquier parto, en uno múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas.

En un parto múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas y que tu tengas el conocimiento de ellas. Recuerda que en el tercer trimestre de tu embarazo se considera alto riesgo.

Las complicaciones más frecuentes en un parto múltiple son

• Bebés mal colocados (la posición fetal).

Mediante la ecografía el médico conoce esta información de antemano y puede prever las acciones necesarias.

• Dilatación más lenta.

En un embarazo múltiple la matriz está más distendida y los músculos del útero pierden flexibilidad, por lo que las contracciones pueden ser menos intensas y la dilatación más lenta.

• Cordón umbilical enredado.

Esta situación se da cuando los bebés comparten bolsa. Frente a ello, los médicos practican una cesárea para evitar el sufrimiento de los bebés, evitando la pérdida de tiempo fundamental para ese alumbramiento.

• Compresión de cordón umbilical.

Cuando el cordón se adelanta a la presentación del segundo bebé hay peligro de que el cordón quede comprimido y el bebé no reciba suficiente oxígeno. En este caso será necesario practicar una cesárea.

• Desprendimiento de placenta.

Si ocurre esto después del nacimiento del primer bebé será necesario extraer inmediatamente al otro bebé para prevenir posibles síntomas de sufrimiento.

• Retención de placenta.

El médico puede solucionar esto realizando un alumbramiento manual.

• Hemorragia posparto.

Se produce cuando el útero está muy dilatado y no puede contraerse. Se soluciona con medicación.

Te puede interesar