Posparto cesárea: ¿cómo es y cómo superarlo?

Dependiendo de la posición en la que esté colocado el bebé y de tus propias condiciones clínicas puede ser imprescindible realizarla por el bien del bebé y para protegerte también a ti.

Dependiendo de la posición en la que esté el bebé y de tus propias condiciones clínicas puede ser imprescindible realizarla por el bien del bebé y para protegerte también a ti. Si bien se escucha que el posparto cesárea es complicado, nosotros te ayudaremos en ese proceso.

Si tu bebé nació por cesárea (corte pequeño que se realiza por encima del pubis en el abdomen inferior) los especialistas se encargarán de cuidarte y de que tu útero regrese a su posición original.

¿Cómo es el posparto cesárea?

Al término de la cesárea las enfermeras te colocarán una faja para que tu útero descienda y para proteger la cicatriz de la cesárea que, en definitiva, es una cirugía (que supuso la colocación de una anestesia, generalmente local, pero según el caso, incluso podría ser general).

Además te prescribirán analgésicos y antibióticos para disminuir los dolores que produce el corte, el tirón de la cicatriz, y para evitar futuras infecciones.

El impacto en la mamá el posparto cesárea

Para algunas mujeres la cesárea no supone ningún trauma aparente. Para otras (sólo una minoría), en cambio, la cesárea genera una compleja reacción psicológica con algunos sentimientos de pérdida y de fracaso. Aunque en esos casos, poco frecuentes, podría decirse que se trata de mamás que están atravesando la llamada “depresión posparto después de la cesárea” o también conocido síndrome de estrés post-traumático.

¿Por qué los efectos psicológicos de la cesárea son tan diversos? 

  • La primera explicación son los factores obstétricos que decidieron la cesárea y el modo en que se llevó a cabo la intervención.
  • Si la cesárea fue urgente y motivada por una situación de sufrimiento fetal la mujer posiblemente esté más predispuesta a experimentar mayores dificultades después del alumbramiento. Necesitarás más tiempo para asumir lo que viviste e integrar la experiencia.
  • Si la intervención de desarrolla con anestesia general el malestar psíquico suele ser mayor.
  • En cambio, las cesáreas programadas pueden permitir que la mujer se prepare mejor psicológicamente para la intervención.
  • Otro aspecto crucial es la calidad de la atención que recibas durante la recuperación de la cesárea. Si la mujer se ha sentido partícipe de la decisión, si ha sido bien informada de las opciones, y sobre todo si ha percibido la cesárea como imprescindible es más probable que la asimilación sea relativamente sencilla.
  • Necesitas de compañía. Cuanto más acompañada estés por tu entorno familiar y social más se favorecerá tu recuperación física y psicológica.

Te puede interesar

Complicaciones frecuentes de un parto múltiple

Como en cualquier parto, en uno múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas.

En un parto múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas y que tu tengas el conocimiento de ellas. Recuerda que en el tercer trimestre de tu embarazo se considera alto riesgo.

Las complicaciones más frecuentes en un parto múltiple son

• Bebés mal colocados (la posición fetal).

Mediante la ecografía el médico conoce esta información de antemano y puede prever las acciones necesarias.

• Dilatación más lenta.

En un embarazo múltiple la matriz está más distendida y los músculos del útero pierden flexibilidad, por lo que las contracciones pueden ser menos intensas y la dilatación más lenta.

• Cordón umbilical enredado.

Esta situación se da cuando los bebés comparten bolsa. Frente a ello, los médicos practican una cesárea para evitar el sufrimiento de los bebés, evitando la pérdida de tiempo fundamental para ese alumbramiento.

• Compresión de cordón umbilical.

Cuando el cordón se adelanta a la presentación del segundo bebé hay peligro de que el cordón quede comprimido y el bebé no reciba suficiente oxígeno. En este caso será necesario practicar una cesárea.

• Desprendimiento de placenta.

Si ocurre esto después del nacimiento del primer bebé será necesario extraer inmediatamente al otro bebé para prevenir posibles síntomas de sufrimiento.

• Retención de placenta.

El médico puede solucionar esto realizando un alumbramiento manual.

• Hemorragia posparto.

Se produce cuando el útero está muy dilatado y no puede contraerse. Se soluciona con medicación.

Te puede interesar