Condiciones básicas para el parto natural

Para que se pueda dar un parto que no tenga como premisa última que la mujer tiene que sufrir, deben darse una serie de condiciones básicas.

Para que se pueda dar un parto que no tenga como premisa última que la mujer tiene que sufrir, deben darse una serie de condiciones básicas. Estas son necesarias para cuidar la salud y estabilidad de tu bebé. Para que se presente un parto natural debes cumplir con:

Condiciones para un parto natural ideal

Respeto por la intimidad.

En este sentido, favorecer todo aquello que contribuya a generarla. Una habitación adecuada, luces tenues, personal especializado y amable, temperatura agradable, presencia de la persona o personas queridas.

Respeto por el reflejo de expulsión fetal.

Muchas veces los que atienden en el parto pretenden decidir cuándo la mujer tiene que pujar y cuándo no. El reflejo de expulsión fetal es esa necesidad imperiosa de empujar que en un momento dado tiene la mujer, y que no puede controlar.

Esto es mucho más sencillo de lo que parece y no necesita ni órdenes ni señales. Si este momento se respeta, el bebé nace al cabo de pocos instantes.

No abuso de la medicalización.

No utilizar medicamentos durante el parto, ya sea para provocar contracciones, como es el caso del goteo, que aumenta los dolores, ni tampoco anestesias cuando no son requeridas por la misma mujer.


Respetar el vínculo afectivo entre la madre y el bebé.

Esto se consigue no separando a ambos inmediatamente después del parto y favoreciendo la lactancia precoz, desde poco después del nacimiento.

Te puede interesar

Complicaciones frecuentes de un parto múltiple

Como en cualquier parto, en uno múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas.

En un parto múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas y que tu tengas el conocimiento de ellas. Recuerda que en el tercer trimestre de tu embarazo se considera alto riesgo.

Las complicaciones más frecuentes en un parto múltiple son

• Bebés mal colocados (la posición fetal).

Mediante la ecografía el médico conoce esta información de antemano y puede prever las acciones necesarias.

• Dilatación más lenta.

En un embarazo múltiple la matriz está más distendida y los músculos del útero pierden flexibilidad, por lo que las contracciones pueden ser menos intensas y la dilatación más lenta.

• Cordón umbilical enredado.

Esta situación se da cuando los bebés comparten bolsa. Frente a ello, los médicos practican una cesárea para evitar el sufrimiento de los bebés, evitando la pérdida de tiempo fundamental para ese alumbramiento.

• Compresión de cordón umbilical.

Cuando el cordón se adelanta a la presentación del segundo bebé hay peligro de que el cordón quede comprimido y el bebé no reciba suficiente oxígeno. En este caso será necesario practicar una cesárea.

• Desprendimiento de placenta.

Si ocurre esto después del nacimiento del primer bebé será necesario extraer inmediatamente al otro bebé para prevenir posibles síntomas de sufrimiento.

• Retención de placenta.

El médico puede solucionar esto realizando un alumbramiento manual.

• Hemorragia posparto.

Se produce cuando el útero está muy dilatado y no puede contraerse. Se soluciona con medicación.

Te puede interesar