Embarazo a los 40: Avances para lograr ser padres

La maternidad tardía es una tendencia creciente a nivel mundial: actualmente 3 de cada 10 mujeres que inician tratamientos de fertilización asistida tienen más de 40 años.

La maternidad tardía es una tendencia creciente a nivel mundial. Actualmente 3 de cada 10 mujeres que inician tratamientos de fertilización asistida porque quieren lograr un embarazo a los 40 o después.

Embarazo a los 40: La fertilidad según la edad

La capacidad reproductiva de la mujer disminuye de una manera acentuada a partir de los 37 años. De hecho, la probabilidad estadística anual de embarazo disminuye del 73 al 61% entre los 30 y 35 años, y a partir de los 35 por debajo del 54%. Si se considera el lapso hasta quedar embarazadas, la mitad de las mujeres quedan embarazadas tras un promedio de:

  • 3 meses antes de los 35 años
  • 7 meses de los 35 a los 37 años
  • 13 meses a los 38 años

El avance de la ciencia para lograr embarazo a los 40

Diversos avances científicos, médicos y técnicos han buscado dar respuesta a este creciente número de parejas que inician la búsqueda de la paternidad al llegar a la cuarta década de vida, cuando el porcentaje de mujeres infértiles ronda el 64%, frente al 30% de mujeres que no logran el embarazo entre los 35 y 39 años.

Adicionalmente, los embarazos después de los 40 años presentan riesgos aumentados de aborto espontáneo y complicaciones durante la gestación.

Los resultados de los avances médicos, medidos en la tasa de embarazos logrados, parecen demostrar que se está por el buen camino. En 2009, el 50% de las parejas que iniciaron tratamientos de fertilización asistida lograron el embarazo, mientras que esa cifra era del 33% en 2007.

El avance de las técnicas

Respecto a la técnica, un avance muy destacado ha sido la posibilidad de transferir los embriones en el quinto día en el estadio de “blastocitos”, en lugar del tercer día como se hace aún hoy, ya que permite una mejor sincronización de los tiempos naturales de la fecundación.

En efecto, el procedimiento de transferencia al quinto día permite seleccionar embriones más saludables y con mayor potencial de implantación. Gracias a esta modificación técnica en el proceso previo a la implantación, se logró que el 57% de las mujeres de 40 años y más (42 años en promedio) a las que se les transfirió el embrión en el quinto día lograran el embarazo, frente al 22% de éxito en el caso de pacientes que recibieron la implantación en el tercer día.

En resumen, existen propuestas desde la ciencia y la técnica en pos de lograr que aquellas parejas que han decidido postergar la paternidad puedan cumplir su sueño de ser padres, si bien el mejor consejo es no retrasar tan marcadamente la búsqueda de un hijo para acompañar el reloj biológico de la mujer, o, en el caso de no haber encontrado aún el momento o la persona adecuada, criopreservar óvulos para su uso más adelante.

Te puede interesar

4 semanas de embarazo: la prueba de embarazo

La hormona del embarazo puede medirse a través de un test de embarazo casero, que se puede comprar en la farmacia, y usarse a partir del primer día de atraso menstrual.

La hormona del embarazo puede medirse en orina mediante el test de embarazo casero. El embarazo se suele identificar alrededor de las 4 semanas de embarazo, debido al retraso de la menstruación.

Los primeros síntomas de embarazo pueden ser interpretados como incomodidad premenstrual y el primer indicio más confiable suele ser la ausencia de menstruación (sólo en aquellas mujeres que son regulares y con ciclos normales). Este síntoma es el que generalmente lleva a la realización de tests caseros de embarazo.

Si te estás preguntando ¿a los cuántos días puedo saber si estoy embarazada? lo usual es esperar una semana de retraso en el periodo para proceder a hacerte una prueba de embarazo de orina o sangre, si tienes fuertes sospechas, puedes calcular tus días de embarazo desde el primer día de ausencia de la menstruación.

La hormona del embarazo puede medirse en orina mediante:

  • El test de embarazo casero que se puede comprar en la farmacia y usarse a partir del primer día de atraso menstrual.
  • Prueba de orina en laboratorio que se puede realizar a los 7 ó 10 días de la probable concepción y es realizado por un profesional.

Si el test casero da positivo (+) no hay dudas del embarazo porque no tiene resultados falsos positivos. Por el contrario, si es negativo (-) y continúa el atraso menstrual, debe repetirse unos 5 días más tarde, porque la cantidad de hormona producida puede ser inferior al nivel necesario para que se active el reactivo. Si al cabo de este tiempo sigue siendo negativo (-) puede ser que no estés embarazada y tu atraso se deba a otras razones.

Con respecto a la prueba de orina pero por laboratorio se recomienda llamar con un día de anticipación para preguntar si existe alguna indicación especial para realizar el análisis.

Las señales en las 4 semanas de embarazo

  • Dolor pélvico
  • Sangrado genital
  • Hinchazón en manos, pies o cara
  • Vómitos que se repiten a lo largo del día y no ceden

El resto de los malestares del embarazo pueden hacerse presentes a partir de la cuarta semana o no hacerlo para nada. Lo más importante a tener en cuenta son algunos síntomas, más allá de las náuseas en el embarazo, que en caso de ocurrir requieren una consulta al médico con urgencia:

  • Dolor pélvico
  • Sangrado genital
  • Hinchazón en manos, pies o cara
  • Vómitos que se repiten a lo largo del día y no ceden

Acuérdate que ya no puedes fumar y es recomendable no beber alcohol. Consulta a tu médico acerca de cualquier medicación que estés recibiendo ya que algunas pueden ser perjudiciales para el embarazo. Si no estabas recibiendo ácido fólico deberías comenzar a ingerirlo en dosis recomendada de 500 microgramos por día. Otros síntomas normales que puedes sentir en este periodo del embarazo, son:

  • Cansancio y cambios de humor
  • Senos ligeramente más grandes y sensibles
  • Sensación de pesadez en la zona pélvica
  • Ganas de orinar con más frecuencia

Tu bebé de 4 semanas de gestación

Tu embarazo es aún microscópico y no puede ser revelado por ecografías aunque sí puede detectarse el engrosamiento de la pared de tu útero. Dos semanas después de la implantación, tu bebé es, oficialmente, un embrión. En esta semana el embrión desarrollará un saco amniótico. Empezará a formarse la placenta, que lo nutrirá hasta su nacimiento, al igual que se harán más claras las características faciales de tu bebé. También aparecerá el mágico latido de su corazón, si es que no lo ha hecho todavía.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar